AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Arte E Carne

Carne

Mar 5, 2022 | 6 Comentarios

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado en esta ocasión a los lienzos de Carlos Medrano. El cual recomiendo leer escuchando un tema del Miles Davis Quintet: «You don’t know what love is».

Carne

Lo que me gusta de los lienzos de Medrano es que son simples pero rotundos. Golpean con la fuerza de un redoble de tambor. Son, en cierto sentido, una experiencia. No reflejan un rostro ni un cuerpo sino un instante de ese rostro y cuerpo.  Visitan lugares que aparantemente la pintura dejó atrás hace tiempo pero logran que volvamos a caminar por ellos con curiosidad e intriga. Son creaciones hechas para vivir en presente. Son intensos y consistentes. Parecidos a esos viejos temas de jazz llenos de vida capaces de borrar de golpe la mayoría de discos grabados en la actualidad.

En los pintores, por lo general, suele haber dos tendencias. Los que citan a otros artistas para conferir de autoridad a sus trabajos y los que evitan nombrarlos para intentar revestir de originalidad sus creaciones. El caso de Medrano es diferente. Puesto que no cita tanto a los artistas que admira sino que prosigue el camino que ellos emprendieron con anterioridad. Medrano ama, por ejemplo, a Francis Bacon y, por ello, pinta como lo haría Francis Bacon. Ama a Juan Barloja y pinta como lo haría Juan Barloja. Le interesa el grupo El Paso y pinta como lo haría el colectivo. Le atrae Karel Appel, y lo hace como el artista neerlandés. Y eso, en vez de restarle personalidad, se la confiere. Porque consigue reunirse con los artistas que le convencen y quiere en un espacio libre. Suyo. De todos ellos.

La mayor parte de los artistas actuales intentan ser diferentes. Separarse del resto de sus coetáneos. Medrano no está en esa guerra. Lo que intenta es crear anárquicos espacios de juego donde reunirse con los pintores que le interesan. Convertir el taller de trabajo en un local de ensayo donde tanto él como los artistas que ama colaboren espontáneamente en crear obras parecidas a platos de carne u orgasmos.

No suelo ir a exposiciones ya. Volveré a viajar en algún momento. Pero desde hace años tengo suficiente con escribir, rememorar las experiencias que me tocó vivir, y seguir incursionando diariamente en distintas obras de arte.  Sí fui sin embargo a la que llevó a cabo Medrano en Cartagena hace un mes aproximadamente. Y debo reconocer que me sentí bastante bien visitándola. Algo no tan común.

Existen muchos aspectos de la pintura moderna que me provocan estrés. Siento que debo leer demasiados libros para penetrar en el corazón de la obra. Que entre el artista y yo hay galaxias de distancia. Esto, entiendo, no ocurre con los lienzos de Medrano. Te gustan o no te gustan. Cara o cruz. No hay mucho más. Porque son directos. Espontáneos. Son francos. Que no es lo mismo que simples. De hecho, son ideales para que un músico a lo Zappa diera un concierto entre ellos. Alguien se tendría que plantear eso. Ir al taller de Medrano y ponerse a improvisar con el saxo, la guitarra o la trompeta mientras él pinta.

Si me sentí bien recorriendo la exposición se debe en parte a que tengo la impresión de que Carlos es capaz de convertir un frío cuarto de baño en una casa. Una sala desordenada en un hogar interior. Después de pensarlo un poco supongo que tiene que ver con su trabajo como caricaturista. En eso de la pintura, los caricaturistas son los hermanos pobres de la casa. Pocos desde luego alcanzan reconocimiento y prestigio aunque sí se suelen ganar el cariño de la gente.

No sé si existe un oficio en el que un pintor se ponga más a prueba que el de caricaturista. La reacción de las personas cuando les das su retrato no suele engañar. El pintor se puede esconder detrás del crítico o el intelecto. El caricaturista no.

En cualquier caso, si señalo esta faceta de Carlos es porque este trabajo le debe haber llevado a recorrer unos cuantos pueblos y ciudades y, sobre todo, tiene que haberle familiarizado con la calle. El frío y las temperaturas asfixiantes. Las ferias rodantes. Algo que explica por qué, a pesar de la crudeza de algunas de sus obras, la mayoría transmitan calor. Ese calor instintivo que nace de quien ha tenido que convertir una calzada situada junto a una alcantarilla maloliente o un pequeño puesto colocado entre una tienda de palomitas y otra de fritanga en un hogar durante varias horas o días.

Creo que Medrano pinta como un perro. Un perro callejero. Uno de esos lúcidos borrachos que pueblan las canciones de Tom Waits y recorren sin rumbo ciudades indistinguibles. No es este obviamente el caso de Carlos. Pero si digo esto es porque hay algo en su obra que es completamente instintivo. Casi visceral. Posee la brutalidad de los autodidactas. De los que han aprendido su oficio en la calle o en las bares. Por eso su obra es carnal. Sabe a cerveza y sexo. Sabe a bilis y macarrones. Casi de hecho podría adivinar si el artista comió carne, pescado o pasta antes de realizar uno u otro lienzo. Si había fumado mucho o poco o estaba tomando un vino. Y por eso sus creaciones no son tanto un relato del vacío y la soledad sino que más bien celebran el fracaso. Muestran la abundancia sentimental y vital que anida en la vida de los olvidados y mediocres. Las vidas ariscas sin brillo de quienes pueblan los bares o se mueven por aquí y por allá sin aparente finalidad. Algunos, por ejemplo, de los erráticos protagonistas de algunos de los filmes de Scorsese o el cine italiano.

Hay también algo en los lienzos de Medrano que me recuerda al boxeo. Cada uno de ellos parece como si formara parte de un combate consigo mismo. Un puñetazo más a sus entrañas que a la realidad. Una fusión entre la enormidad metafisica y lo cotidiano. En todo artista suele existir la tentación de desaparecer. Creo que Medrano no se siente atraído por el fin ni por los abismos. Pero sí que logra, cuando se pone frente al lienzo en blanco, que parezca que es el último que va a realizar. Esa es su actitud. Enfrentarse a cada obra como si fuera su último combate de boxeo. Logrando así que su arte sea intenso y directo. Sin mentiras. Como la carne. Shalam

فضيلة الرخاء هو الاعتدال ، وفضيلة الشدائد هي الصبر

La virtud de la prosperidad es la templanza, la virtud de la adversidad es la fortaleza

6 Comentarios

  1. Carlos

    Gracias Alexandro, eres como un limpiabotas, andaba con mis zapatos perdido, casi roto, sucio, sobretodo por fuera, y has conseguido que me sienta como con zapatos nuevos, de nuevo niño! Que me relaje al andar y lo has hecho con alma y lucidez, con dosis muy altas de cariño, adivinando lo de dentro y mirando lo de fuera con tu magistral humildad.
    Yo no te haré una avería pero al menos, puedes estar seguro que te doy las gracias desde la emoción, del día o de la noche da igual porque no existe el tiempo. Desde mis ojos te agradezco que me hagas llorar en la intimidad de este sueño. Un abrazo , ahora Sí, de corazón

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      ¡¡¡Muchas gracias!!!!

      Responder
  2. andresrosiquemoreno

    1ºimagen….un muerto con coraza en la nieve…..r-ex-istencia…..en el antiguo cuartel de instruccion de marineria de cartagena….ahora universidad politecnica cartagena………
    2ºimagen…..inicio de un vocabulario (antonio ruiz-el pintor de lorca)…..gran nerviosismo……
    3ºimagen….»virginidad»2007….
    4ºimagen…»la dama»2025… antonio saura contenido, no tachista…..
    5ºimagen….»psicosis»2017…..mas antonio saura (si tachista)….
    6ºimagen….»reposo»2015….cuerpos franceses y caras alemanas….jajajj….(medrano lo entiende)
    7ºimagen….»el grito»2015…que te como muchacho……
    8ºimagen….»a proposito de bacon»2015…bocadillo de una decision final…..
    9ºimagen…..»averno»2009…el averno es una vulva y una teta……(una castaña de venus)…..
    10ºimagen…..hoguera de carbon…….
    PD…..juego con ventaja pues carlos medrano fue tan amable de pasarme un catalogo de su reciente exposicion…..y su hijo que estaba alli es un cañon……sonrisa…..
    https://www.youtube.com/watch?v=84yYas5RuTg…..quiza le guste a medrano este miss caffeina..mira como vuelo…live….(voz especial)……..

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Miedo a que me dañes el corazón. 2) Mono en la derecha circulando por una calle peatonal 3) Baño en Cala Cortina con sabor a baño cósmico 4) El profesor de filosofía cascarrabias. 5) El profesor de literatura mientras explica el Quijote. Su lío mental. 6) Comprendo lo de las cabezas alemanas. Expresionistas. Kischner No los cuerpos franceses. Morsas ambiciosas. 7) Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh 8) Bacon. Descartes para una hipotética y mala segunda parte de El último tango en París. Brando aceptaría por dinero con 50 kilos de más. 9) Los locos jardines. 10) El grito de un alien. Alien el pasajero de las tinieblas. PD: ME alegro que fuera así porque pensaba que podría volver a cancelarte de nuevo en avería en caso de comentarios inapropiados o políticamente incorrectos….ajajajjajajajj No sé si eso le gustaría pero esto seguro que sí. Malagente Cartagena. En una canción del grupo creo que lo mencionan. https://www.youtube.com/watch?v=DfIYHJX6da4&ab_channel=CarlosMedrano

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Colores perversos

Resulta realmente curioso que haya sido en Europa del Este, allí donde la preocupación por el arte decadente se hizo asunto de estado y todo lo que...
Leer más
Share This