AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Música E Violencia y soledad (3)

Violencia y soledad (3)

Abr 21, 2024 | 2 Comentarios

Dejo a continuación el tercer avería sobre la primera etapa de la discografía de Judas Priest. El cual recomiendo leer escuchando uno de los temas emblema de la banda inglesa: «Metal Gods».

Quien desee leer la primera parte, puede hacerlo aquí:

https://averiadepollos.com/violencia-y-soledad-1/

Y quien desee leer la segunda, aquí:

https://averiadepollos.com/violencia-y-soledad-2/

Violencia y soledad (3)

No sé si todos los fans de Judas Priest estarán de acuerdo con esta afirmación pero yo al menos considero a Killing Machine y British Steel como un binomio complementario y perfecto. No encuentro demasiadas diferencias entre ambos. Los veo como un par de discos que cierran el camino iniciado unos cuantos años atrás. Un proceso que culminaron con tanta coherencia que dejaron a la banda inglesa prácticamente en un camino sin salida. Creo que, tras la publicación de ambos Lps, Judas no tenían más opciones que repetirse hasta el aburrimiento o intentar dar nuevos saltos hacia delante con la intención de encontrar la tecla adecuada. Un nuevo cambio de rumbo que les permitiera otear nuevos hallazgos.

En gran medida, creo que tanto lo bueno como lo malo de un álbum como Point of Entry nace de esas circunstancias. De la necesidad de crecer o apuntar hacia otras direcciones y la dificultad de lograr salir de la estela o ampliar lo realizado en dos álbums bestiales (Killing Machine y British Steel) parecidos a pantalones de cuero, grasa y cinturones de hebilla.

………………………………………………………….

Killing Machine es mucho más definido que los anteriores álbums de Judas. (Lo que no significa que sea mejor). En realidad, es casi un manifiesto de intenciones. Cuando lo publicaron, iban lanzados hacia el éxito pero también recibían críticas por parte de todo tipo de críticos snobs y un público pop que nunca entendió la naturaleza del heavy metal.

Judas Priest podrían perfectamente haber reculado. Podían haber intentado contentar a diversas facciones y entregar un disco un tanto más disperso. Pero no lo hicieron. A esas alturas, ya habían firmado un pacto de sangre con el metal y sus seguidores no les hubieran permitido un paso en falso. Así que Judas (que por entonces no cesaban de realizar giras y casi no tenían tiempo para componer) se encerraron en el estudio y pusieron el piloto automático. Para entonces eran una máquina perfectamente engrasada, eran jóvenes y podían permitirse ir a piñón fijo. Les faltaban dos o tres detalles que terminaran de consolidarlos como el mayor grupo icónico del metal y dieron con los mismos con absoluta naturalidad. Para empezar, compusieron un himno «Take on the World» (inspirado en el «We are the Champions» de Queen) que les aseguraba la absoluta comunión con las masas en los conciertos. Y terminaron de ajustar su imagen introduciendo una Chopper en los escenarios cuando comenzaban a tocar «Hell bent for leather». Una absoluta locura que surgió de manera espontánea pero dotó de una espectacularidad simpar a los conciertos de una banda que sonaba peligrosa, incendiaria, convertía cada canción en una trituradora de carne y despedía autenticidad y compromiso. Y, poco a poco, convertía los conciertos en shows de una dureza apenas entrevista. Puesto que Rob Halford aparecía indistintamente con una metralleta para disparar al público o lo mismo agarraba un látigo y lo blandía contra las primeras filas.

…………………………………………………………………

Killing machine es el momento en que una banda y su público tienen claro que no hay vuelta atrás. El estilo ya está claro y definido y cualquier duda se convertirá en traición. Por eso el productor James Guthrie no se esfuerza demasiado en conseguir atmósferas sutiles ni en dar relieve y fondo al sonido. Le basta con ratificar los puntos fuertes de Stained Class y ahondar en la dureza de unas guitarras parecidas al motor de un vehículo de segunda mano a punto de estallar. Es precisamente por esto por lo que creo que, a pesar de que Halford continuaba sufriendo por tener que esconder su homosexualidad, entre Killing Machine y Sad Wings existe en gran medida un abismo. De hecho, por momentos, no parecen la misma banda. Sólo hay una canción de Killing, (la mágica y maravillosa «Before the Dawn»), que podría haber aparecido en aquel angélico y melancólico disco que en gran medida no era sólo fruto de la búsqueda estilística de los primeros Judas sino resultado de las crisis existenciales y anhelos de un homosexual condenado a convertirse en macho Alfa, icono de la masculinidad que se le presupone a los hijos del metal.

Killing machine no es tan bueno como los anteriores discos o el posterior. Pero es efectivo y contudente. Es otro paso adelante. Un tiro directo al corazón. Una obra callejera y radical en la que la angustia muta en diversión. En realidad, es un disco ideal para buscar sexo nocturno o perderse por las callejuelas de una ciudad moderna a divertirse. No es una oda a los marginados sino la ratificación de que el mundo es de los marginados. Un grito de victoria en medio del caos.

……………………………………………..

No sé si queda algo por decir de British Steel. Uno de los discos icónicos del heavy metal. Una obra que en una lista de Lps históricos de ese estilo nunca bajaría del quinto lugar y no sería en absoluto extraño que apareciese en la primera posición. Queda claro, en cualquier caso, que lideró la NWOBHM. No existía una banda británica de metal de los 80 que no hubiera escuchado el Lp hasta desgastarlo.

Desde el riff criminal e infeccioso con el que se abre la canción, («Rapid fire»), con la que comienza el disco, no hay resuello. Judas Priest salen a matar. Aquí no hay dudas sino convicciones. Todo es compacto, asesino, rápido y visceral. Todo es agresivo, destructivo y vicioso. En British no hay apenas tiempo para la reflexión. Es un disco que permite la crítica al sistema y aspira en parte a su demolición, pero no tiene vocación poética ni cede un ápice a la tentación de la tristeza.

El título del álbum deja claro lo que contiene en su interior: puro acero. Una rocosa colección de canciones envasadas en una carpeta que contiene una de las más famosas portadas de la historia. La imagen de una cuchilla de afeitar sostenida por una mano con una muñequera de cuero. En principio, el diseñador, Roslav Szaybo, pensaba añadir unas gotas de sangre pero la banda decidió que era mejor que la mano se presentara incólume porque eso daba mayor sensación de poderío. Judas era una banda que no sangraba. Eran tan duros que eran capaces de soportar todo.

……………………………………………………………

Tal vez lo que más diferencie a Killing Machine de British Steel sea la producción. La segunda (responsabilidad de Tom Allom) es más elaborada, menos descarnada e incluye más efectos, que los fanáticos de la banda aceptaron con entusiasmo.

Por otro lado, British Steel no es sólo una cabalgata nocturna por los templos de placer modernos sino que también tiene una pose contestataria que le benefició. Margaret Thatcher ya estaba haciendo de las suyas en Inglaterra y la juventud desorientada y perdida y sin un futuro claro se identificó con letras como las de «Grinder» o «Breaking the law». La primera era una crítica del capitalismo salvaje y la segunda una invitación a romper la ley dirigida a todos esos muchachos sin trabajo, perdidos en medio de maremotos sociales y políticos, sin ilusiones ni esperanzas y con apenas dinero para sobrevivir. Obviamente, ambas fueron muy bien recibidas por un público que ya los había convertido en iconos pero al mismo tiempo continuaba considerándolos suyos como demuestra la gran acogida que tuvo una canción como «United» o lo ocurrido con el himno «Metal Gods». Esta última canción era, en realidad, un guiño pop. Halford se inspiró en la famosa novela de H. G. Wells, La guerra de los mundos, y en la portada de News of the World de Queen para componerla. Halford era un fan de las historias de ciencia ficción y, cuando era posible, dejaba un guiño a las mismas en sus discos. Pero para entonces, la identificación de los seguidores de la banda con la misma era tan grande y el endiosamiento del heavy metal tan acuciante que, finalmente, se convirtió en un himno autorreferencial del grupo británico. Gran parte de los amantes de Judas creen que «Metal Gods» es una letra que hace alusión al papel de la banda como señores del heavy rock pero curiosamente no era esa la intención sino homenajear a los grandes relatos épicos del futuro.

…………………………………..

British Steel es una mecano perfecta. Es un disco en el que hay de todo. Himnos robóticos como «Metal Gods», himnos populares como «United» y también himnos nocturnos, festivos y hedonistas como «Living after midnight». Hay también tesión e incertidumbre. Pero, sobre todo, hay poder. British Steel es un enorme puñetazo a la realidad. Un cañonazo de heavy metal. La prueba de que ante los tiempos revueltos y difíciles los hay que se achantan y esconden y los que dan un paso en firme. British Steel es ese momento en el que Judas dejó claro que se impondría a todas las dificultades y problemas. Que eran ellos los que marcaban su propia ley y no el gobierno ni la sociedad.

British Steel es un disco hecho con un par de cojones y con el suficiente dinero como para convertir a Judas Priest en una banda callejera y rebelde (pero también cool) y transformar el rock en metralla de guerra. Después de British Steel, a todos nos quedó claro que, en caso de Tercera Guerra Mundial, los supervivientes serían las cucarachas y los fans del metal. No había por aquella época músicos más aguerridos, locos y valientes que Judas. Tal vez únicamente los componentes de Motorhead podían compararse a los miembros de una banda parecida a un tachuela de cuero o a una mancha imborrable de aceite en la carretera. Shalam

أفضل ما في القداسة هو التجارب

Lo mejor de la santidad son las tentaciones

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen….la habitacion de las meninas……
    2imagen….desafianes (lamparas colgadas)……
    3imagen….la milla verde 1999…(el pasillo de la muerte)…..
    4imagen…los francotiradores se disparanran y a uno se le queda el dedo apretado en el gatillo….
    5imagen…moto…palmera…filomatic…peligro corte limpio indoloro
    6imagen….un condenado a muerte se ha escapado-bresson-1956…
    PD:…https://www.youtube.com/watch?v=LN2Wv37_aGw…..old alabama….1947

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Muñecas de Famosa. Cuartos oscuros infantiles. 2) Ángeles perdidos. Anuncio de muñecos en las primeras décadas del siglo XX. 3) Terminator: primera parte. Aquí estoy. 4) La chaqueta metálica. Acto terrorista. El deseo de todo hombre oprimido. 5) Filomatic. Esta es la cuchilla con la que se afeitaba el mismísmo Humphrey Bogart. 6) Bruce Banner a punto de transformarse en Hulk. PD: impresionate blues. Impresionante testimonio. Eso sí es auténtico. Ja.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Flecos

Dejo a continuación varias reflexiones que son, en cierto sentido, flecos que se han quedado sueltos a raíz de mis últimos averías. Las cuales...
Leer más
Share This