AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Música E La vida mata

La vida mata

Ene 18, 2024 | 4 Comentarios

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado en esta ocasión a los tres primeros discos de Los Suaves. El cual recomiendo leer escuchando el tema que abre Frankenstein: «Cuando la música termina».

La vida mata

El primer disco de Los Suaves no suele ser muy citado entre los mejores del rock de los 80 pero me parece un testimonio muy valioso de la época. Creo que en Esta vida me va a matar hay tanta verdad y crudeza como en algunos discos de Burning y que hay tanto ritmo, calle y descaro como en los de Leño. Si Los Suaves no hubieran grabado ningún Lp más, probablemente Esta vida se encontraría en una especie de agujero negro del rock español del que de tanto en tanto alguien lo rescataría para resaltar sus virtudes.

Lo cierto es que Esta vida me va a matar es uno de los mejores discos de Los Suaves. A mí al menos es el que más me gusta. Las guitarras, por ejemplo, suenan correosas e hirientes. Tienen un rastro a punk, rock infeccioso y vicio (hay momentos en que suenan a Stooges) que las hace adictivas. Esas guitarras saben a noche y coches de segunda mano mal aparcados en la acera. Permiten vislumbrar las heridas de muchos de los jóvenes obreros españoles aún atenazados por los años de franquismo. En realidad, la mayoría de canciones de Esta vida me va matar suenan urgentes. Algunas podrían aparecer perfectamente ilustrando tanto los primeros filmes de Bigas Luna como en cualquiera de las famosas películas de quinquis.

Lo más importante del disco es que no sólo transmite nocturnidad y honestidad sino un profundo conocimiento y amor al rock. Esta vida me va a matar es realmente un himno a la noche, a los rockeros muertos y a los aficionados que se recorrían cientos de kilómetros para contemplar conciertos de sus ídolos. En Esta vida hay mujeres peligrosas, droga, pasión y, sobre todo, una preocupación por describir la vida cotidiana de jóvenes sin futuro, desempleados o desorientados, que no tardarían en convertir el rock en su religión. Los temas son directos y precisos, rezuman magia, y una espontánea inspiración que los hace adictivios. Estaba claro que Yosi se creía lo que cantaba. No era ningún actor. Llevaba el rock en el alma y su voz anunciaba abismos con total naturalidad.

……………………………………………

   

El primer disco de Los Suaves era tan franco y crudo que parecía haber sido grabado en directo o en una sola toma. No ocurriría eso con el segundo. Una obra tal vez mejor producida pero que no logra transmitir la sensación de peligro e instantaneidad de Esta vida me va matar. Un hecho que tal vez se deba a que unos cuantos miembros salieron del grupo y otros entraron entre la grabación de ambas obras o acaso a un intento de Yosi y sus compinches de profesionalizar un poco más su sonido punk e hiriente.

Dicho esto, Frankenstein no es un disco decepcionante en absoluto. Es, de hecho, bastante bueno. ¿Cómo podía no serlo un álbum que comienza ni más ni menos que con «Cuando la música termina», que contiene un himno apocalíptico como «Una ciudad llamada Perdición» o un tema cuyo título es ni más ni menos que «Mear contra el viento»?

Creo que lo que diferencia Esta vida de Frankenstein radica en que este segundo Lp es un poco más indefinido. Esta vida era un cuchillo de cocina grasiento, un vino sucio pero sabroso, un lavabo indecoroso en el que se han echado un montón de polvos y Frankenstein es también un cuchillo pero de segunda mano y un poquito más limpio. Es un bar donde no todo el mundo se droga. También hay alguien que se conforma con cerveza y vino. Esta vida olía a New York Dolls y Frankenstein huele más a Thin Lizzy. Es más rockero que punk aunque por supuesto que continúa manteniendo un tono suicida, insolente y sardónico que Los Suaves nunca perdieron del todo.

Normalmente, el disco más difícil para una banda de rock es el segundo. En el primero lo dan todo y en el segundo no tienen tanto tiempo para componer ni la posibilidad de virar del todo el sonido. El segundo disco es siempre una papeleta. Los Suaves la solventaron con clase y buena nota. Ampliaron sus registros, entregaron composiciones dignas, algún medio tiempo inmortal y sembraron las semillas definitivas para la futura profesionalización y éxito del grupo. Frankenstein no les hizo conquistar los cielos pero sí los consolidó como un valor seguro.

……………………………………………

Ese día piensa en mí huele a clásico por todos sus poros. Es el disco en el que Los Suaves terminaron una búsqueda de diez años por hallar un estilo claro y definido. El disco se abre de manera potente con su famoso homenaje a Phil Lynott y desde entonces no baja el pistón. Ese día piensa es por momentos hard rock. Las guitarras a veces hacen pensar más en Iron Maiden que en New York Dolls. Es una obra en la que ya queda muy claro lo que en los dos discos anteriores se podía intuir: el tremendo letrista que es Yosi. La facilidad que posee para componer textos llenos de mordiente y acidez en los que combina múltiples registros.

Las letras de Yosi son líricas y tristes pero no se encuentran exentas de humor. Son pura vida. Y se encuentran en primer plano de un disco en el que volvieron a salir y llegar nuevos componentes que terminaron de consolidar a la banda y ampliar su público. Algo lógico porque Los Suaves hacían por momentos un contagioso rock urbano que miraba de tú a tú a Los Barricada de aquella época, se medía a cualquiera de los orgullosos grupos madrileños que habían puesto a la capital de España en el centro del rock español años atrás.

Los Suaves habían de repente crecido. Habían ampliado los aciertos de Frankenstein. Sus baladas se clavaban en el corazón de cualquiera que las escuchara, algunas de sus loable canciones parecían homenajear a la literatura de posguerra y, lo que es lo mejor, a pesar de que las coordenadas de su sonido se ampliaran en muchos sentidos, continuaban evocando a Thin Lizzy como queda claro en la inolvidable «Camino de una dirección». Eran una banda con varios registros que sin embargo nunca dejaban de ser fieles a sí mismos y al rock clásico. A las cazadoras vaqueras, a los pantalones de cuero, a las birras nocturnas, a la calle, al humo y a la poesía de forma seria pero sin por ello, repito, dejar de lado el humor. Un humor con sabor a fracaso («Dolores se llamaba Lola«) que se fue convirtiendo con los años en marca de la casa, reflejo del talento y el desparpajo de un Yosi que lo mismo se reía de sí mismo y del mundo que miraba con ira al centro del infierno anunciando revelaciones místicas y el ocaso del mundo. La perdición personal.

……………………………………………

En realidad, los tres primeros discos de Los Suaves completan un círculo casi perfecto. El primero es una demolición rockera. Un paseo peligroso por una urbe industrial. Un grito desesperado, casi suicida, por hallar un hueco en el mundo. El segundo es una búsqueda. Un paseo desenfadado por el barrio. Una invitación a seguir viajando. Y el tercero es pura épica. La entrada triunfal en una ciudad. Lirismo contundente. Poesía rockera. Un fogonazo de madurez musical.

Los tres se vieron magníficamente representados en uno de esos escasos discos en directo que no suenan sobreproducidos (o mejor dicho, demasiado retocados). De hecho, como muchos de los temas de la banda gallega, Suave es la noche suena a verdad y a fracaso. Hay errores, locura, emoción, canciones cantadas casi en su totalidad por un frenético público, contundencia y pasión hasta el punto de que lo que menos importa casi son los temas que tocan y mucho menos si lo hacen mejor o peor. A esas alturas, Los Suaves ya habían demostrado que habían firmado un pacto con el diablo. Yosi era un cronopio y, de una manera u otra, su destino era convertirse en uno de los antihéroes descritos en sus canciones. Shalam

ومن يُحسن إلى غيره يُحسن إلى نفسه أيضًا

El que hace el bien a otro, también hace el bien a sí mismo

4 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen….el bombo es un genital femenino(claramente)….
    2imagen….foto quemada por el excesivo tiempo en el revelador…
    3imagen…una idea collage, como la foto es el principio de la globalizacion……
    4imagen…el barrilete galego(ribeiro tinto)…jajaj….
    5imagen…las torres de sonido son la multiplicacion de la torre de hercules (el faro de coruña)…….
    PD…https://www.youtube.com/watch?v=ZgD_JJja9fI…ballet gallego rey de viana, muñeira….(las cuatro danzantes son cuatro gatas suaves…sonrisa….(los pueblos son muy potentes)…..

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) No seremos invitados al programa ¡Que viva la gente!, pero nos da igual. 2) Noche oscura. New York Dolls tocando cerca de donde se desarrolla Bilbao de Bigas Luna. España peligrosa. 3) Está claro que vivimos en la época de La Bola de Cristal. Imagino esta portada en manos de Alaska. 4) Ídolo borrachín. 5) El señor de traje blanco parece un músico de new wave pidiendo auxilio en medio de un aquelarre de heavy metal. PD: estos bailes me recuerdan al cine de Sergei Parajanov. El podría haber perfectamente rodado algo así o haberse interesado por ello.

      Responder
      • ANDRÉS CARRILLO DE LAS HERAS

        Me ha impresionado tu Avería. Hacía tiempo que tanta novedad me tenía apartado de lo español y mítico.
        Escribes como Satán, amigo Alejandro. Está tarde curraré con esta, inducida por ti, banda cáustica sonora. Hail.

        Responder
        • Alejandro Hermosilla

          Muchísimas gracias por tus palabras.Aunque suena a tópico, el buen rock siempre es actual. Es eterno. Siempre es un placer incursionar en la trayectoria de grupos como Los Suaves. Ayuda a poner todo en su perspectiva adecuada. ¡¡Un gran abrazo!!

          Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Paddy Mcaloon

Paddy McAloon fue la voz. El perfeccionismo y la sensibilidad extremas. La contemporaneidad cool. La eterna búsqueda de la belleza. Y, sobre todo,...
Leer más
Share This