AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Música E Chamanes

Chamanes

Ene 18, 2023 | 3 Comentarios

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado a The Cult. El cual recomiendo leer escuchando uno de los temas de su último álbum: «Vendetta X».

Chamanes

Los temas de The Cult saben a batalla. Cada uno de los discos de la banda británica parece una cacería. La verdad es que, a día de hoy, ya no sé qué decir sobre ellos. Under the midnight sun es tan buena como la mayoría de sus obras. Una roca. Un talismán. Tengo la sensación al escucharla de que unos cuantos espíritus me protegen y hablan y de que los bosques oscuros se abren a mi paso.

Los discos de The Cult, realmente, no son sólo música. Son augurios. Están llenos de versos parecidos a visiones proféticas en medio de las que florecen imágenes de nuestro pasado augural. The Cult no hacen hard rock. The Cult tocan la música de la tribu. Componen canciones para ser experimentadas como lo eran los antiguos cánticos en medio de los rituales chamánicos ancestrales. The Cult han acabado haciendo honor a su nombre. No son tanto una banda de rock sino un templo. Un culto. Sus discos son salvajadas paganas. Exorcismos gnósticos. Están fuera del tiempo. Nos ponen en contacto con la naturaleza, con las colinas y con los océanos, transformando el rock en un maremoto intemporal. Una violenta cascada llena de suspiros y gritos.

Un día cualquiera cambia en el momento en que se escucha a The Cult. Todos los segundos se transforman en sagrados. A estas alturas, la banda británica no debería aparecer únicamente en revistas de rock. Debería hacerlo también en antropológicas y religiosas. La escucha de sus discos es una experiencia mística. Sus canciones son brebajes sagrados. Están fuera del tiempo. No forman parte de las novedades. Están mucho más allá de los eones. En el centro de los torbellinos y de los huracanes.

En este mundo tan de plástico y superficial, The Cult se han convertido en uno de los escasos grupos confiables. Sus obras están hechas para ser escuchadas en completo silencio o en medio de una guerra. Apuntan al cosmos. A los cielos nublados y abiertos. Ian Astbury y Billy Duffy son sacerdotes. Siempre lo fueron. Nos informan de lo que hay en el más allá. No hacen tanto música sino que dan aliento para que el herido continúe luchando. Nos dan la energía necesaria para continuar arrojando lanzas al bisonte diariamente. Shalam

يتم إعطاء القليل من الإيمان لأولئك الذين  لديهم القليل من الإيمان

Poca fe se otorga a los que tienen poca fe

3 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen…esto es lo que hemos hecho con un cuchillo….4bebo y me abrigo (sonrisa)…..
    2imagen….gran escritura iconografica….
    PD…https://www.youtube.com/watch?v=9jlQiHHMlkA….muy contagioso (ahhhhahhhhahhhh…)……

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Solsticio de verano. Médiums. 2) La tribu oscura. 3) Energía. Serpiente. Gnosticismo. Biorritmos. PD: La historia de Salieri y Mozart se encuentra detrás de la del pianista de Reino oscuro. No están mal este grupo…. pero prefiero los primeros discos de Michael Schenker………..

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Pigmentos y vacas (4)

Otro de los nombres que aparecen cuando rastreamos en el baúl de influencias de Tom Waits es, por supuesto, el del único e inimitable Ken Nordine....
Leer más
Share This