AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Literatura E Nozdriov

Nozdriov

Sep 2, 2023 | 2 Comentarios

No entiendo por qué Almas muertas no tiene más eco actualmente. Hace unos meses, durante una presentación de Un reino oscuro, un amable bibliotecario me dijo que había recomendado precisamente este libro a un usuario bastante agobiante de su biblioteca con la intención de no verlo más rondando por ahí. Dicho y hecho, aquel señor se llevó en préstamo la novela de Nikolài Gógol y no tardó en devolverla con el rostro taciturno asegurando que la lectura no era, por lo visto, una actitividad apropiada para él. Un lector menos.

Soy consciente obviamente de que la novela de Gógol no es la más recomendable para un lector novato. Tampoco será fácil su lectura para un lector avezado que necesitará concentrarse para extraer todo su jugo. Pero, una vez enfocados en ella, encuentro pocos libros más disfrutables. La semana pasada leí un pasaje que me pareció desternillante y me hizo sonreír mucho.

Me refiero al encuentro entre Nozdriov y Chíchikov. A Chíchikov, el protagonista principal, ya lo conocemos y sabemos bien de su maestría en el arte de la manipulación. Su diabólica sagacidad para sorprender y confundir a grandes propietarios de tierra (que, sin comprender nada, se avienen a venderle las almas de sus siervos fallecidos) y a las autoridades civiles (que lo tratan como si fuera un señor ilustre). Pero, de tanto en tanto, Chíchikov se encuentra con personajes tan extravagantes como él. Tal es el caso del huraño y sucio Nozdriov quien, debido a su rancio carácter, desde el principio se da cuenta de que hay gato encerrado en lo que le propone Chíchikov e intenta, a su vez, aprovecharse de él o timarle. Lo que da lugar a todo tipo de absurdos diálogos y situaciones que, por momentos, nos hacen levantar la ceja extrañados y en otros, al menos a mí, casi que me provocan carcajadas. Sobre todo porque, a pesar de que Nozdriov es alguien astuto y maquiavélico, en realidad no sabe exactamente para qué Chichikov quiere esas almas. Así que su personalidad paranoica llega al total paroxismo. En fin, una maravillosa escena que además merece la pena releer una y otra vez por la agilidad con la que está descrita.

Aseguraba Nabokov que la literatura Gógol poseía un gran carácter auditivo. Estoy de acuerdo. En la obra del ucraniano podemos casi escuchar el trajín de las calles y sentir la voz de los personajes con más claridad que en otras. Pero eso no es un obstáculo para recordar que Gógol tenía, a su vez, un temperamento teatral y cómico tan excéntrico como genial. El escritor ucraniano era un maestro de la sátira. Es gracias a su dominio de la misma, de hecho, que podemos ir penetrando poco a poco, sin casi darnos cuenta ni ser conscientes del todo, en el alma profunda de la población retratada. Conociendo la ambición y locura tanto de los seres comunes como de los nobles terratenientes. En realidad, si nos fijamos, ya es posible atisbar el nihilismo de los personajes de Dostoievsky en alguien como Nozdriov. A mí al menos no me extrañaría encontrármelo en Los hermanos Karamazov o en Crimen y castigo. Shalam

إذا كنت تبحث عن اللؤلؤ، كن غواصًا

Si buscas perlas, sé buzo

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen…es que de eso ya tengo muchas………..
    2imagen…..viejo encorvado, al final ese la ha bendecido?….
    si, nos la bendecimos…ve tranquila…todos colaboran en todo….
    PD…https://www.youtube.com/watch?v=H5OWDsEle_E
    otis redding….love have mercy….dictionary of soul….1966….

    Responder
  2. Alejandro Hermosilla

    1) ¿Quién es este hombre? ¿Qué nos quiere vender? ¿Es un vendedor de crecepelo o un hombre ilustre? 2) Todos están muertos, lo saben pero aún siguen actuando como si estuvieran vivos. PD: Buenísimos tanto la canción como la portada. Otis Redding doctor del soul y gran profesor.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

El carnicero

Louis-Ferdinand Céline escribía frases con la crudeza con la que el carnicero corta carne. Fue un apátrida que urdía libros parecidos a rodajas de...
Leer más
Share This