AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Literatura E Vexus vs Convexus

Vexus vs Convexus

May 30, 2022 | 2 Comentarios

Dejo a continuación la decimonovena reseña del libro Los 100 mejores discos del Siglo XX. En este caso, dedicada a Vexus vs Conversus de Iraelita. La próxima semana me ocuparé del puesto 81 en esta lista: 夢の中 de Kuroda Yoshida.

Quien desee por cierto saber más del proyecto puede pinchar en el enlace siguiente:

https://www.averiadepollos.com/los-100-mejores-discos-del-siglo-xx/

Y quien quiera leer la reseña anterior puede hacerlo aquí:

https://www.averiadepollos.com/buna-ziua/

Si alguien se anima, asimismo, a leer este texto con música, le recomiendo hacerlo escuchando el siguiente tema de Negativland: «This is not normal»

82. Iraelita: Vexus Vs convexus. (1968)

A Iraelita (seudónimo bajo el que se esconde John Costner) se le ha acusado en repetidas ocasiones de ser un músico escapista. Alguien narcisista, enamorado de su talento, ajeno al rumbo del mundo y los conflictos bélicos. Afirmaciones que no se encuentran demasiado erradas porque este norteamericano nunca destacó por ser un animal social. Algo que ciertos críticos justifican por haber nacido en Kansas. Un estado que, como casi todos los del Medio Oeste, se encontraba controlado por las tropas japonesas. Lo que provocaba una tremenda sensación de opresión en una población acostumbrada a recorrer con libertad las múltiples llanuras, campos y montañas de la región.

Desde muy pequeño, Costner se refugió en los estudios. Leía todo tipo de libros y pasaba ingentes horas delante de su computadora aprendiendo a tocar música y utilizar los más modernos programas de composición. Su lectura de los filósofos aislacionistas le llevó a investigar las posibilidades del ruido como arma intelectual. Y de ahí, con los años, surgió un disco tan extremo y árido (Vexus VS Convexus) que convirtió a muchos experimentos vanguardistas en inanes cuentos infantiles. Hay quienes afirman, de hecho, que condujo la música a otra dimensión. Veamos el motivo.

Vexus vs Convexus se divide en dos partes. En la primera, (Vexus), Iraelita intentaba ilustrar las tesis del filósofo hindú Ramana Nagarjuna, para el que el que no existe más tiempo que el pasado. Para ello, el músico norteamericano grababa un tema de 40 minutos que encadenaba en sinalefa cientos de melodías que se desvanecían conforme comenzaban a desarrollarse. Por el contrario, en la segunda parte, (Convexus) Iraelita desarrollaba una tesis contraria a la anterior. Esto es; que el tiempo sólo puede entendido y pensado en futuro. Y para ello, volvía a recuperar las melodías de Vexus pero, en este caso, las hacía sonar cuando estaban concluyendo. Una locura, sí, que extrañamente funcionaba muy bien. Creando una atmósfera nihilista y futurista.

La presentación del disco era muy simple. Un bosquejo de una máquina voladora diseñada por Leonardo da Vinci destacaba sobre un fondo negro. La carpeta interior tampoco era muy lujosa. Varias citas, frases, reflexiones, metáforas de la historia de la literatura y la filosofía le eran más que suficientes a Costner para dar patina intelectual al sonido de su irreal y desmesurado disco. Una obra ajena aparentemente al devenir del mundo exterior. Probablemente porque, repito, su autor no quería saber nada de la tiranía social y política que había convertido a los territorios salvajes, libres y agrestes del medio Oeste norteamericano en decorados de una fría jaula.

Según parece, (aunque no se sabe si estos datos pertenecen más a la leyenda levantada en torno al disco que a la realidad) Costner compuso el disco en tres meses en los que estuvo encerrado en su habitación sin tomar casi alimentos. Bebiendo, eso sí, tres o cuatro litros de agua al día.  Y si bien, hasta a día de hoy, nunca ha manifestado cuál era su intención al realizarlo, parece claro que deseaba destruir la visión tradicional del arte musical. Que deseaba poner patas arriba el mundo de la música. Obligando de paso a sus oyentes a replantearse la mayoría de las nociones de la realidad.

Dicho esto, parece bastante claro que Vexus vs Convexus es un alegato político oculto. Muchas de las melodías que aparecen en Vexus pertenecen a la tradición norteamericana. Algunas de ellas rememoran viejos temas country y otras, antiguas cantinelas y leyendas musicales del Oeste. Ninguna de ellas suena más de treinta segundos. Todas se desvanecen cuando comienzan a darnos lo mejor de sí. Un hecho que ha llevado a muchos críticos a considerar esta primera parte del disco como un alegato metafórico de la opresión vivida por los ciudadanos norteamericanos bajo control del régimen nipón y nazi. O más bien, del abrupto corte en el desarrrollo natural de su cultura provocado por esta invasión. Lo que provocaba que los temas clásicos de la tradición musical norteamericana se interrumpieran constantemente como signo del brusco trauma sufrido tras la Segunda Guerra Mundial.

En lo que se refiere a Convexus, las interpretaciones no son tan unánimes. Aunque muchos consideran que esta parte es un alegato sobre la libertad. Puesto que el hecho de que ahora el foco se pusiera en el final de los temas, aludiría a que, antes o después, Norteamérica recuperaría sus raíces culturales. Interpretaciones estas últimas por cierto con las que estoy de acuerdo. Pues creo que el hecho de que el cuerpo central de todos los temas no aparezca alude, sí, al gran vacío y elipsis vivido en Norteamérica durante la ocupación. Pero el que podamos escuchar su final es un signo de esperanza y alegría. De vitalidad. De pura confianza en el futuro.

En cualquier caso, resulta muy difícil definir con precisión un disco lleno de melodías extrañas, ruidos, raros discursos vocales, melodías tradicionales y gritos inauditos. Tanto es así que lo único que se me ocurre decir es que es absolutamente inclasificable. Y que, desde luego, siempre es una experiencia incursionar en sus abisales surcos. Un delirio profético. Shalam

نحن أرواح تقود شخصية على الظهر

Somos almas conduciendo un cadáver a cuestas

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1ºimagen….. un solo mensaje: «destruccion del papel»…..(ritmo repetido = greca)….ultimamente eso hizo «banksy» con una de sus obras….jajajjj
    2ºimagen….el humano borrador se hace invisible….solo queda la pared haciendo de fuente publica….(idea original proxima a las fuentes de jaume plensa)…..
    3ºimagen….. el post-colombino….cualquiera se lo hubiera dicho a los pieles rojas….
    4ºimagen….el todo por la parte del queso gruyer…..
    5ºimagen….el mismo animo que las primeras escenas de andrei rubliov el pintor de iconos (tarkovski-1966)….
    6ºimagen…..kkklan…..
    PD….a ver quien borra esto….https://www.youtube.com/watch?v=Lg-gLkGtWAA….george clinton&p-funk all stars……………..

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Exposición de post-guerra en la que se cuestiona el papel de la prensa. 2) Empleado de colegio mexicano borrando asustado las amenazas de muerte al director de una escuela. ¡Se llevarán a cabo! 3) Imagen que podría aparecer en la serie «V» cambiando la esvástica por la imagen de un lagarto. 4) Posible portada de disco de Cabaret Voltaire. 5) Sí. Muy Andrei Rublev. Imagino también este papiro apareciendo en ¡Qué difícil es ser Dios!» 6) Todos parecen ser extraterrestes con piel de hombre… insectos dispuestos a conquistar el mundo en una serie hiperrealista. PD: Lo que me fascina es pensar que toda esa gente que está ahí va dispuesta a bailar. Clinton no parece un músico sino un chamán dirigiendo a una tribu. Su grupo es su familia y el público, sus invitados.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Chihuahua

Hace poco he acabado de leer En el camino. Confieso que el libro me ha mareado en determinados momentos. No sabía yo dónde me encontraba. Si en un...
Leer más
Share This