AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Literatura E Raederas

Raederas

Jun 2, 2024 | 2 Comentarios

Este pasado fin de semana he participado en la Feria del Libro de Zaragoza donde he firmado ejemplares de El jardinero y Un reino oscuro a quien lo ha deseado. Como es habitual cuando asisto a eventos de este tipo, dejo a continuación un fragmento de una de mis novelas. En este caso de El jardinero.

Ahí va:

«Existe un instrumento de jardinería llamado raedera que sirve para quitar las malas hierbas. Si bien no empezó a construirse a gran escala hasta la Segunda Revolución Industrial, fue ampliamente utilizado en los años de la Revolución Francesa. Los campesinos solían raspar con su cuchilla el cuello del noble reo que, de esta manera, se mantenía suave y flexible antes de ser separado del cuerpo en la guillotina. Sus cualidades permitían que la piel que rodeaba la garganta del sacrificado no se tornara pétrea o sólida. Efecto que conseguía que, en el momento de la ejecución, el verdugo no se viera salpicado por la sangre dado que, generalmente, el líquido se coagulaba debido al suave y cortante filo de una herramienta que durante los instantes previos a su inmolación, el vizconde de G… denominara “la furcia”.

Con un apodo diferente, “el cuchillo”, fue conocido el rastrillo. Un utensilio agrícola empleado para recoger hojas, heno y césped, quitar maleza y nivelar el pasto que, dependiendo del uso al que esté destinado, se fabrica con madera o hierro y, durante siglos, se convirtió para los jardineros en un artefacto de defensa imprescindible. Sobre todo, a partir de la Baja Edad Media. Época en la que se generalizaron los asaltos a campos y jardines pertenecientes a la nobleza, con lo que los jardineros se vieron obligados a emplearlos para atizar la piel de los bandidos. De hecho, el rastrillo, clavado como una estaca en el centro de vastos territorios se convirtió en un símbolo a través del cual los nobles y grandes propietarios se hacían respetar. Manifestaban no estar dispuestos a tolerar las continuas intromisiones de la plebe. Motivo por el que, aun pudiendo utilizar otros utensilios más manejables, los jardineros acostumbraban a trabajar con ellos. No obstante, durante la Revolución Francesa cambió el rostro de quienes los usaban como objeto intimidatorio y de tortura. Son muchos los lienzos y grabados de aquella época donde puede observarse, por ejemplo, a un revolucionario clavando un rastrillo en el cuerpo de un aristócrata atado a un poste mientras varios campesinos sonrientes mastican con la boca abierta unos cuantos trozos de tenera o pollo y, entretanto, discuten dónde clavar «el cuchillo» para hacer más daño al noble». Shalam

المتعة ليست ممتعة أبدًا كما هو متوقع

El placer nunca es tan agradable como se esperaba

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen….no se preocupe señor conde (todos somos hijos de dios)(la naturaleza)))))…..
    2imagen….casqueria fina….(pues si que habian condes)….sonrisa
    PD…https://www.youtube.com/watch?v=3KouOAsrPmM….la vida durante la guerra…..cabezas parlantes….1979…..
    PD…cojonudo, zaragoza a 103 km de calanda….y de calanda a alcañiz 18km(los mejores melocotones de españa(dicho por el oculista que era vecino de don luis b….jajaj

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) ¡¡¡¡Sangre y muerte al jardinero!!!! ¡¡¡Sangre y muerte al jardinero!!! ¡¡¡Y larga vida al rey!!! 2) Una cabecita de jardinero de postre para los niños y las niñas.. Una ensalada de cabezas del que brotará un lienzo de Roland Topor en el futuro. PD: Cuando el pop era algo inteligente. Un estilo para intelectuales universitarios. Gente de arte, letras e ingenieros. ¡¡¡Genial La feria del Libro de Zaragoza!!! Lo pasé muy, muy bien.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

La tierra permanece

Pienso que George R. Stewart tuvo que ser un hombre paciente. Si no, es difícil entender la tranquilidad con la que narra el viaje de Isherwood...
Leer más
Share This