AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Cine E Lawrence de Arabia (2)

Lawrence de Arabia (2)

Nov 23, 2022 | 2 Comentarios

Dejo a continuación el segundo avería dedicado a ese inmenso filme de David Lean titulado Lawrence de Arabia. ¡Ahí voy!

Lawrence de Arabia (2)

Si hay algo que posee Lawrence de Arabia son buenos actores. Cada uno a su manera dio lo mejor de sí mismo. Anthony Quinn, por ejemplo, se interpretó, como siempre, a sí mismo. Pero, también como siempre, lo hizo tan bien que su papel resulta estelar y creíble. Quinn parece el padre de todos los beduinos. El Gran Beduino. Un hombre acunado en la arena del desierto para el que orientarse entre interminables dunas, resulta tan fácil como leer sus líneas de la mano. Por otra parte, Alec Guinness está templado. Interpreta con sutileza y sin aspavientos, con cierta poesía, el papel del príncipe Feisal. Un hombre clave en la lucha árabe contra los turcos. Y en cuanto a Peter´O Toole no se puede decir más que realizó el papel de su vida. No importa lo que hiciera durante el resto de su trayectoria que siempre sería recordado por su Lawrence. El primero de sus papeles importantes y, al mismo tiempo, el más memorable.

Toole no era ni Brando ni Newman. No llegaba al nivel de esos baluartes artísticos. Así que, obviamente, es posible detectar ciertos fallas en su sobresaliente interpretación que, no obstante, se encuentra repleta de detalles y matices muy destacables. Su parecido físico con el Lawrence real también le ayudó a simbiotizarse con la sombra de un hombre que siempre le acompañaría allí donde fuera.

……………………………

Lawrence es un filme que ha enamorado a múltiples generaciones de espectadores. Asimismo, una enorme pléyade de importantes cineastas (Spielberg, Lucas, Coppola) le mostraron reverencia en un momento dado. Y eso es porque es una de esas escasas obras que lo tiene todo. Cada faceta del filme (política, acción, abstración, biografía, historia) está hábilmente suministrada y canalizada. Percibimos el sabor de la aventura, sí. Por momentos deseamos gritar alocadamente en el desierto. Pero también percibimos el trasfondo político. La manipulación, los pactos, el sinsabor de la guerra. Hay momentos en los que el desierto parece un océano y los beduinos,piratas. Y otros en los que el desierto se transforma en un mar calmo que favorece la abstracción y la disipación. En Lawrence hay de todo y eso en vez de hacerlo un filme disperso, lo hace consistente. Una obra muy interesante llena de distintos perfiles y vertientes. Porque si bien es cierto que existe un claro maniqueísmo (sobre todo, entre la relación de los oficiales ingleses y Lawrence) también hay la suficiente ambiguedad como para que muchos aspectos históricos queden en entredicho. Entre sombras.

……………………………

Hay varias escenas claves en la obra y lo importante es que ninguna de ellas es sobredimensionada. La descripción de cómo Lawrence se transforma, en cierto modo, en un pequeño asesino o comienza a creerse un Dios se encuentra realizada con ligereza y levedad pero, a la vez, con profundidad. Todos los Lawrence diferentes que aparecen en el filme son consecuentes con la primera imagen que recibimos de él tras las entrevistas que se producen durante su funeral. El retrato del personaje es caleidoscópico pero a la vez coherente. No es iconoclasta pero tampoco es que Lawrence aparezca aquí como un santo. De hecho, a la escena en la que, obstinadamente, vuelve tras sus pasos para salvar la vida de uno de sus compañeros, se le oponen aquellas en las que, repito, el ego se le sube a la cabeza y se enseñorea.

En realidad, la grandeza de un filme como Lawrence es que refleja perfectamente que la vida es una aventura pero también el fracaso de esa misma aventura. En Lawrence, observamos con claridad cómo cada triunfo posee un regusto amargo y cada derrota esconde una enseñanza y una futura celebración. La vida es básicamente incertidumbre, tal y como refleja la absurda muerte de militar inglés.

……………………………

Buena parte del rodaje de Lawrence de Arabia se llevó a cabo en Almería (y otra en Sevilla). El mismo fue un acontecimiento en la Andalucía de la época (sobre todo, por su magnitud) y provocó no sólo que muchos otros trabajos cinematográficos se llevaran a cabo allí sino que unos cuantos extranjeros optaran por vivir en esos parajes y transformaran su vida de manera decisiva. Nombres como los de la Playa del Algarrobico (en donde se construyó una réplica de la ciudad de Áqaba), las Dunas que hay entre el Toyo y San Miguel de Salinas (en las que se rodaron las escenas de asaltos a los trenes) o el parque Nicolas Salmerón (lugar que se utilizó para reconstruir las calles del Cairo) forman parte de los míticos escenarios de una película que insistía en alabar la vida salvaje frente a la ciudad. De hecho, eso es en esencia Lawrence de Arabia: un canto a la vida natural. Un poema sobre las civiliciones perdidas, la rebeldía humana y la vida en el desierto que, a pesar de todo, no idealiza estas condiciones sino que las muestra en su crudeza.

Uno de los extras españoles que formaron parte del rodaje, el entrañable y carismático don Francisco Carrión Galera, va preguntando en voz alta allí donde lo llaman para interrogarle por su experiencia con Toole, Quinn, Omar Sharif y el resto de actores del filme, que ¿Cómo no va a gustar a todo el mundo Lawrence de Arabia?

La verdad es que no suele aportar ningún argumento racional a su interpelación pero cuando uno lo escucha no tiene dudas de que tiene razón. Las casi cuatro horas de Lawrence de Arabia son una experiencia sugestiva. Hay momentos suntuosos y elegantes y otros llenos de crueldad. La mayoría de actores estaban en su mejor momento. David Lean cuidó los detalles al máximo. Y además, la película se refiere a uno de los acontecimientos geopolíticos más importantes del siglo XX. Uno que, de una u otra manera, continúa condicionando el rumbo de medio mundo. ¡De vez en cuando es refrescante verla para intentar entender quién somos! Shalam

الفضيلة يضطهدها الأشرار أكثر مما يحبها الصديقون

La virtud es más perseguida por los perversos que amada por los virtuosos

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen….recuerdo a eugene delacrix(1798-1863)… y encuentro «la fantasia arabe»…..
    2imagen…..john ford…..guapo….
    3imagen…..perfecto camuflaje….la accion es convertir todo en desierto de arena……
    4imagen….ademas de john ford de nuevo observo la altura de los camellos respecto a los caballos….
    5imagen….una diagonal…quien sera la silueta?…cabeza amarilla y la pipa del disparo al taxi de don salvador dali…..jajajjj
    6imagen…..agazapados en el fondo marino de la playa de la manga…..
    https://www.youtube.com/watch?v=hSCqECYMT8M….radio futura …..tormenta de arena…..

    Responder
  2. Alejandro Hermosilla

    1) Sí. Perfecto. ¡Imagina esta fotografía en manos de Delacroix! ¡Sería una salvajada! 2) También veo lo mismo que tú. Un Western de Ford. 3) James Dean en Gigante..jajajajaj.. 4) ¿Y este cuadro como boceto manierista llevado a cabo por Leonardo da Vinci? 5) Parece una película de los 70 de polis. La expresión. Lo imagino a Toole disfrazado de poli. 6) Tuareg. ¡Vázquez Montalbán! PD: es genial escuchar Tormenta de arena. Te da que pensar lo buenos que eran Radio Futura que eran capaces de hacer rememorar incluso a Lawrence.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Soy el Señor, tu Dios

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado en esta ocasión al primer capítulo del Decálogo de Krzysztof Kieślowski: Soy el Señor, tu Dios. El cual...
Leer más
Share This