AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Música E Las hermanas de la oscuridad (2)

Las hermanas de la oscuridad (2)

Oct 18, 2023 | 2 Comentarios

Dejo a continuación el segundo avería dedicado a The Sisters of Mercy. El cual recomiendo leer escuchando uno de sus clásicos temas. Uno de esos que bailamos en todos los bares a principios de los 90: «More».

 

Las hermanas de la oscuridad (2)

Tras la gira de First and Last And Always, Eldritch se había quedado solo. Pues además de las ya mencionadas bajas de Graig Adams y Wayne Hussey, Gary Marx también abandonó el barco rumbo a Ghost Dance. Eldritch, sin embargo, no se dio por vencido. Seguro de sí mismo, reclutó a la bajista Patricia Morrison y se alió momentáneamente con Lucas Fox y ni más ni menos que Alan Vega (Suicide) para formar una banda ocasional (The Sisterhood) y dar a luz un disco que complementaba perfectamente los postulados creativos de The Sisters of Mercy: The Gift.

Como de todos es sabido, The Sisterhood nacieron para hacer la competencia y patentar el nombre del grupo que Graig Adams y Wayne Hussey habían formado tras su ruptura con Eldritch. Así que perfectamente podía haber sido un trabajo puramente alimenticio. Pero nada más lejos de la realidad. Si bien The Gift no está a la altura de los dos primeros discos de The Sisters of Mercy, como dije anteriormente los complementa a la perfección. Es una obra de culto con todos los honores. Sus cinco canciones basculan entre el trance, el house oscuro y un rock gótico ideal para bailar en una discoteca o en un club a altas horas de la madrugada puestos hasta las patas de drogas. Hay algo religioso e inesperado en The Gift. No sólo algunos de los títulos sino también los ritmos apuntan al mundo árabe y africano siempre, claro, subvertido por la oscura voz de Eldritch y unos radiantes pero a la vez siniestros sintetizadores tan radicales que me atrevería a sugerir que su sonido es en parte germen de la música bakalao más feroz. The Gift era un disco marcial. Una misa jocosa en la que Eldricht se mofaba de sus antiguos compañeros de camino y establecía una enjundiosa (pero también conflictiva) relación con Patricia Morrison. Una bajista con un look que hacía pensar al instante en Siouxsie Sioux, cuya actitud casaba perfectamente con la de Eldricht y lograba dar al grupo una dimensión más glamourosa y misteriosa si cabe.

The Gift, repito, es un himno a la noche. Es un disco hipnótico. Es una obra ideal para escuchar tras haber probado mezcalina. Es atmosférico, minimalista y melancólico. Esquivo, violento y sensual. Eldricht parecia golpear primero y mejor que sus antiguos compañeros y estaba preparado para llegar a la cima. Lograr un sonido aún más personal que el logrado hasta ahora. En su fuero interno se sentía invencible. The Gift corroboraba que estaba en pleno auge creativo. Aquellos cinco temas eran una puñetera insolación nocturna digna de alguien más cercano a un vampiro que a un ser humano. Un señor de las tinieblas y de la música disco que se apoyó en la famosa caja de ritmos conocida como Doktor Avalanche (cuya importancia fue, a su vez, definitiva en Floodland y Vision Thing) para viajar a los confines de la noche. Visitar esos momentos del alba en los que la oscuridad alcanza sus cotas más feroces.

……………………………………………

Si he de ser sincero, no creo que Floodland sea mejor que First and Last and Always, pero sí que pienso que es el disco que mejor resume y condensa lo que fueron Sisters of Mercy. O al menos lo que Eldritch deseaba lograr con su banda. Al máximo que podía aspirar. Por eso en parte creo que dejó tan pronto de grabar discos. Porque era consciente de que nunca podria llegar a acariciar los cielos como lo hizo en los 80 y nunca podría superar ni ese sonido ni esas composiciones que hicieron que muchos seguidores se convirtieran en fans de Sisters of Mercy como si Eldritch y Patricia Morrison fueran sacerdotes de un culto religioso o de una extraña secta.

Floodland es un disco parecido a una catedral románica. Todo es suntuoso en el mismo y y apenas hay luz ni ventanales en su arquitectura sonora. Pero también admite comparaciones con una iglesia barroca. Porque es una obra llena de contrastes y ampliamente recargada. Es, sí, un disco tan excesivo que, de no ser por el inmenso talento de Eldricht y la manera en la que sublima y condensa su atmósfera turbia, podría caer en los soeces abismos del ridículo. Un foso que logra evitar gracias a la elegante manera en la que introduce los sintetizadores, las enigmáticas letras y, sobre todo, unas composiciones elegantes y magnéticas que trabajó hasta la extenuación junto a los productores Larry Alexander y ni más ni menos que el mágico Jim Steinman de tal forma que casi se siente brillar al sonido que emerge de las mismas.

En realidad, Floodland es un disco indefinible. Huele en algunos momentos a rock clásico, en otros es amenazante, por momentos podría pasar por una superproducción de rock gótico que hubiera caido en las manos de Phil Spector y en otros parece casi un disco de psicodelia negra ideal para escuchar junto a los primeros discos de The Jesus And Mary Chain. De lo que no cabe duda es de que Floodland logró marcar distancia con el anterior disco de The Sisters y en parte creó estilo. Condensó toda una corriente de rock gótico de tal modo que después de Floodland nada volvió a ser igual. Porque era una obra que llevaba al límite este estilo que necesitaría desintegrarse completamente para aspirar a tener algo nuevo que decir en el futuro.

……………………………………………

Vision Thing fue otro punto de inflexión de Sisters of Mercy. Otra evolución de su sonido en este caso casi hacia el hard rock. Aunque los resultados no fueron tan apabullantes como en Floodland.  Vision en cualquier caso es un muy buen disco. Notable, diría yo. Tal vez le falta la magia y el magnetismo de los anteriores pero mantiene el tono y además, cuenta con la deliciosa colaboración de la voz de Maggie Reilly. Pareciera, eso sí, como si Eldritch hubiera tomado buena nota de lo logrado por The Cult en Electric y Sonic Temple y que quisiera retarles y vencerles en medio de una colina. Algo innecesario porque The Sisters poseían su propia personalidad. Su camino era profundizar en sus postulados y no tanto dispersarse o transitar nuevos territorios como ha sido el caso de la banda de Ian Atsbury durante toda su trayectoria.

Creo que Vision Thing no es ni tan bueno como algunos predican ni tampoco es tan descartable como dicen unos cuantos. Es un disco que, como todos los de Sisters, gusta más cuanto más se escucha pero aún así no llega a las altísimas cotas artísticas de las obras anteriores. Suena a rugido amargo. A violenta lucha perdida. A batalla urgente que no se sabe adónde nos conducirá. Es casi un grito de desesperación que por momentos incluso recuerda a The Stooges y al rock más crudo y seco y, de vez en cuando, nos deja joyas inolvidables como es el caso de las inolvidables «More» y «Detonation Boulevard». Dos de esos temas (sobre todo, el primero) que darían sentido a la existencia de cualquier grupo, a cualquier aventura artística. Vision thing es un disco vivo. A veces me gusta muchísimo y otras me decepciona un poco. Pero se nota que, como todo lo que grabó Eldricht, posee un sello especial. Es parecido a una tumba o a un cementerio. Capta nuestra atención en medio de nuestra vida cotidiana recordándonos alguna incómoda verdad que no deseamos aceptar. Es una rebelde y grave coda a una esquiva trayectoria acorde con un músico, Eldritch, que ha encarnado como pocos las fuerzas de la noche y del caos. A las Furias y a la creatividad narcisista. Los desfiladeros por los que se suelen deslizarse los genios creadores y los peligros a los que conduce la ególatra soledad de quien se sabe distinto a sus contemporáneos. Shalam

الخسارة ليست سيئة مثل الرغبة في المزيد

La pérdida no es tan mala como querer más

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen….el habito de monjas esta dentro de los amplis…..
    2imagen….algo brian ferry……
    3imagen….the gift, me suena a la plancha con clavos de man ray con la que intervendria un rembrand……jajaj
    4imagen….nos miran a nosotros, nosotros miramos a la luna…..
    5imagen….y mucho mucho mucho prince……..
    PD: https://www.youtube.com/watch?v=RgFXva_4lAI…i don´t feel like dancin´……scissor sisters…..

    Responder
  2. Alejandro Hermosilla

    1) Alguien compraría un disco de ellos sólo por este look tan vacilón. Parálisis Permanente. «El acto». 2) Algo Gary Glitter con muchos menos kilos que este señor. 3) Negro suntuoso de baile. Negro de piel de rodaja de vinilo. 4) Dos hombres lobos a punto de aullar en la luna llena. Invocación de rituales antiguos. 5) Reminiscencias a Egipto y Mesopotamia. Ritos ancestrales. La hoguera eterna. PD: Nunca me gustaron ni este grupo ni este single por más que el nombre de la banda es ideal para compaginarlo con Las hermanas de la piedad.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Hotel

No  me parece extraño que las inquietantes y azarosas letanías musicales de Hotel, fueran compuestas por Alex Zhang Hungtai (Dirty Beaches) de...
Leer más
Share This