AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Literatura E Imperializm

Imperializm

Mar 1, 2022 | 4 Comentarios

Dejo a continuación la novena reseña del libro Los 100 mejores discos del Siglo XX. En este caso, dedicada a Imperializm de Rakete. La próxima semana me ocuparé del puesto 91 en esta lista: Death troopers de Spiders.

Quien desee por cierto saber más del proyecto puede pinchar en el enlace siguiente:

http://www.averiadepollos.com/los-100-mejores-discos-del-siglo-xx/

Y quien quiera leer la reseña anterior puede hacerlo aquí:

http://www.averiadepollos.com/dissatisfaction/

Si alguien se anima, asimismo, a leer este texto con música, le recomiendo hacerlo escuchando este tema interpretado majestuosamente por Marlene Dietrich: «Sag mir, wo die Blumen sind».

92. Rakete: Imperializm (1952)

Los seres humanos acostumbramos a escuchar habitualmente un cúmulo ingente de frases hechas que, por lo general, no aportan nada novedoso a todo lo que conocemos sobre una cuestión concreta.

Una de esas tópicas sentencias es aquella que reza, por ejemplo, que la música es un milagro. Una expresión, en gran medida, cierta si tenemos en cuenta las sensaciones que una melodía es capaz de producir en nuestra conciencia y ánimo pero que toma una especial, mayor relevancia cuando la utilizamos para referirnos a un disco como Imperializm; denominado por Bronislaw Pokorná como «el disco milagroso y delirante» en la reseña que realizara de este peculiar artefacto sonoro en la revista musical de más tirada en Europa del Este durante la década de los 50: Arpedzhio.

¿Cómo un disco puede hacerse acreedor a los calificativos de milagroso y delirante al mismo tiempo? Para responder a esta pregunta, tenemos que rememorar las circunstancias históricas en medio de las que vio la luz. ¡Vamos allá!

Dos músicos búlgaros, Dimitar Petkov (vocalista y guitarrista) y Boyan Kostadinov (pianista), residen en la Alemania nazi durante los años 40. Ambos se ganan la vida tocando en cabarets y bares donde su acento eslavo y la frialdad con la que son capaces de tocar versiones clásicas de la música germánica, les hacen ganarse el respeto de la población civil necesitada de encontrar distracciones en medio de una guerra inacabable. Las ganas de evasión son tan grandes que los antros donde tocan se llenan y sus dueños se ven forzados a alargar en ocasiones su hora de cierre en ocasiones hasta el alba.

En 1947 son contratados para tocar durante un mes en el Bürgerbräu Keller de Hamburgo. Y allí se convierten en héroes de aquellos militares nazis a los que se les permitía, de tanto en tanto, tomarse un día libre. Entre los asistentes a sus históricos conciertos sobresale un general al mando de las Schutzstaffel (en concreto, de la facción Allgemeine): Arno Meyer. Quien se aficiona enseguida a sus lánguidas, sensibles y nostálgicas canciones y los convierte en músicos oficiales del cuartel que comanda en la ciudad hanseática.

Dimitar y Boyan se encuentran de repente conviviendo junto a batallones de soldados alemanes obsesionados con la pureza racial que, de tanto en tanto, son trasladados a diferentes campos de concentración. Y, consiguientemente, se ven obligados a interpretar marchas militares durante las mañanas, música suave y ligera para amenizar las tardes e incluso fervorosas composiciones que intentan conectar con el estado febril de algunos de los soldados cuando se permite alguna fiesta nocturna. Finalmente, alcanzan su momento de máximo esplendor cuando son elegidos en 1950 entre los músicos oficiales para celebrar la reciente victoria del régimen nazi en Inglaterra y Norteamérica en lo que supone prácticamente el final de la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, ambos músicos llegan a conocer a Hitler personalmente y a muchos de los altos mandos de su tiránico gobierno y participan en las marchas de celebración por la victoria y los correspondientes festejos.

Encumbrados socialmente, con sus cuentas bancarias rebosantes de marcos y convertidos en iconos sexuales de miles de mujeres germánicas enamoradas de sus lánguidas figuras y sus refinadas voces, la vida de Boyan y Dimitar parecía virar hacia un solo destino: el éxito. Sin embargo, aprovechando una visita oficial a su país natal en noviembre de 1951, consiguen escapar y refugiarse, merced a la ayuda de grupos antiimperialistas, en un amplio chalet situado en las afueras de la ciudad de Veliko Tarnovo donde grabarán su increíble disco. Un disco inusual, increíble y sí -repito- milagroso. Puesto que milagroso resulta sin dudas que, a pesar de tener la vida resuelta, ambos músicos continuaran manteniendo internamente sus convicciones libertarias  y no las perdieran ni siquiera cuando la tentación de una vida cómoda y fácil era una realidad.

Asimismo, es realmente inusual el que, en vez de apostar por un obra de denuncia a la usanza para describir todas las espeluznantes escenas que contemplaron y de las que no tuvieron más remedio que ser cómplices, adoptaran la siguiente decisión: cada una de las letras de las canciones reflejaría el punto de vista nazi que tan bien conocían. Así que los temas que interpretaban no criticarían con espanto las matanzas, racismo, asesinatos a sangre fría y demás salvajadas cometidas por las tropas alemanas sino que lo que ambos músicos harían, sería referirse a esas mismas masacres adoptando el punto de vista de los verdugos.

Decisión que, por ejemplo, les condujo (aunque el título del disco es ruso) a denominar su grupo en alemán. Logrando, en lo que se refiere al contenido, que se produjera una confrontación de sensibilidades realmente interesante puesto que, mientras escuchamos baladas de taberna, música nocturna ideal para noctámbulos o temas líricos entonados con suma dulzura (en alguna ocasión, eso sí, o bien mezclados o bien interrumpidos por marchas o voces militares) Boyan y Dimitar no tienen reparo alguno en relatar las gratas sensaciones experimentadas por un soldado al torturar un prisionero o descuartizar el cuerpo de un judío o un enemigo en el campo de batalla.

Si la calidad de las composicione es realmente destacable y la mayoría merecen figurar por derecho propio en cualquier selección de las imprescindibles del pasado siglo, el pack fotográfico que acompaña a la grabación no desmerece en absoluto lo escuchado. Puesto que nos presenta algunas de las más selectas fotografías propiedad de Adrian y Sarian.

Estampas que fueron tomadas durante los años en que trabajaban forzosamente a las órdenes del régimen nazi y en las que podemos contemplar desde escenas privadas de la vida de los más temibles generales altos mandos (Hitler aparece, por ejemplo, bailando en una refulgente sala de espejos en compañía de una muchacha extasiada y a Goebbels aaprece jugando al ajedrez con uno de sus hijos)- hasta escenas realmente cruentas en las que aparecen cadaveres hacinados, prisioneros delirantes, matanzas colectivas y sangrientos asesinatos a sangre fría. En suma, un testimonio de incalculable valor que acompaña perfectamente la música de un disco imprescindible. Un obra que todavía pone los pelos de punta escuchar. Y que sí, merece el calificativo de milagrosa y delirante.

Como curiosidad mencionar que, durante años, Imperializm fue prohibido en Norteamérica al ser considerado (equivocadamente) un alegato pro-nazi. Probablemente porque los funcionarios norteamericanos no conocían la intrahistoria de la que surgió este evanescente disco o a que, como es bien sabido, muchos ex-soldados alemanes lo solían escuchar en sus prisiones o en los lugares donde se habían exiliado recordando una triste y cruenta época que, afortunadamente, -quiero pensar-  nunca más volverá. Shalam

قبول الموت أصعب من المعاناة

La muerte es más dura asumirla que padecerla

4 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1ºimagen…..demasiada gente pensando lo mismo……
    2ºimagen…..el gran espectaculo continua……
    3ºimagen……sala solo para enfermos…..sala asesina……
    4ºimagen…..el de la dech con gafas redondas es harold lloyd………………
    5ºimagen……procesion nibelunga…….
    6ºimagen…..king-kong…..sonrisa…
    7ºimagen…..un judio en aprietos (observamos el picaporte)………..
    8ºimagen…..la caida de los dioses..1969…l.visconti……sugerente…..
    PD….https://www.youtube.com/watch?v=5ibH-BkZg0o……alabama song..1978…bowie..(b.brecht&k.weill)

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Homenaje a Bismarck. El triunfo de las masas. 2) V. La serie de televisión. Aquí están los reptiles. 3) Concierto en homenaje al sufrimiento de los verdugos. 4) Joseph Von Stenberg. El ángel azul con la participación especial de Buñuel, acá en la foto..jajaj. 5) Pienso en el protagonista de El tambor de hojalata desfilando por estas calles. 6) Jugar al poker pero con los faroles descubiertos. Modalida nazi para matar o matar 7) La metralleta alemana. Filme de serie b basado en un guión español. La escopeta nacional. 8) Creo que nadie como Visconti ha reflejado mejor la sensualidad de la decadencia. Frase para un breve avería.. jjaja. PD: Inolvidable tema que me hace pensar en la trilogía dedicada a Kurt eill por Matt Elliott años atrás. https://www.youtube.com/watch?v=658X74RbgDc

      Responder
  2. andresrosiquemoreno

    matt elliot no lo conocia…..muy guapisimo y sugestivo responso a la soledad…..gran humedad…..norte….

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      Yo lo entrevisté en una ocasión. Un tipo realmente muy amable. Un fanático de los filmes de Tarkovsky. Tengo pendiente hacerle un avería a su grupo anterior. Recuerdo que uno de sus discos me resultó enigmático. La mejor compañía para ver Andrei Rublev en el siglo XXI.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Zooropa

Zooropa es mi LP favorito de U2. Cuando apareció por sorpresa, (o al menos sin la habitual y descomunal publicidad que estos artefactos suelen...
Leer más
Share This