AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Cine E If yes, okay

If yes, okay

Ago 27, 2023 | 2 Comentarios

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado al filme de Dick Verdult, If yes, okay. El cual recomiendo leer escuchando una de sus cumbias experimentales: «No hay búho sin un ratón».

If yes, okay

Era obvio que un filme de Dick Verdult (alias Dick el Demasiado) no podía ser convencional. Todo lo contrario. Así que, consecuentemente, If yes, Okay es una charada vaporosa y surreal. Una obra que no creo que se pueda definir de una manera sencilla (o rigurosa). Si tuviera que utilizar alguna expresión diría que se parece a un caramelo de sal o a una empanadilla de chocolate y atún. Un bollo de pescado. Básicamente porque es una de esas películas que pueden molestar y sorprender a cualquier espectador. Tanto al convencional como al acostumbrado al cine independiente. Aunque parece claro que este último sabrá enfrentarse mejor a lo que tiene delante. Una película disonante, resbaladiza, decadente, plastificada y humorística. Un cruce extraño entre un Fassbinder melodramático, enamorado del technicolor, y el dadaísmo (involuntario) de algunos anuncios de publicidad.

En fin. Aterricemos. ¿De qué va IF Yes, Okay? El filme de Dick profundiza en la vida de una familia millonaria de holandeses cuya fortuna ha sido alcanzada (como suele ocurrir en casi todos los casos) con negocios turbios. Y a partir de ahí realiza una caricaturesca visión de una clase social que concretamente en Holanda, suele ser más discreta que en otros países pero posee idénticos vicios. De hecho, una de las intenciones de Dick era que la hija rebelde y caprichosa del matrimonio de obnubilados millonarios europeos que protagoniza su filme, se encontrara en una situación de omnipotencia similar a una de esas niñas mexicanas cuyos padres son narcotraficantes. Obviamente, existen diferencias en las formas pero no tantas en el fondo. Eso, desde luego, lo capta muy bien Dick. Todo ese sinsentido que planea por la vida de quienes tienen todos los medios materiales a su disposición y pueden cumplir cualquier capricho. Por ese motivo, actos sexuales en otro contexto transgresores como una lluvia dorada o un adulterio aquí repugnan no tanto por el hecho en sí mismo sino por estar exentos de sentido. Son huecos y feos por no gozar de ningún simbolismo. Los ricos orinan en alfombras caras, parece decirnos Dick, como reflejo de la insustancialidad de la vida.

El abultado peso del dinero da como resultado una existencia estúpida producto no tanto de la carencia de inteligencia sino de la mínima consistencia vital. Los ricos, sí, sufren un castigo: ser incapaces de erotizar su vida sino es vaciádola de todo contenido.

En fin, aunque parezca lo contrario, lo importante en el filme de Dick (cuyos actores son amateurs y, en su mayoría, amigos o conocidos suyos) no es tanto su argumento sino cómo muestra todo este mundo. Porque, aunque su película tiene un hilo más o menos claro, en un momento dado no es eso lo esencial. Lo trascendente en If Yes, Okay es esa fotografía feísta ideal para retratar el amasijo consumista que esconden esas mansiones, coches, trajes y collares más cursis y kitsch que un vestido rosa en una boda o el color pastel de ciertos cuartos de baño. También, claro, son sustanciales los continuos cambios de ritmos y todas esas secuencias a mitad de camino del onirismo acuático y feroz y los seriales tipo Dallas o Dinastia a través de las que Dick disecciona el hastío. El monumental aburrimiento que da el lujo.

Asimismo, If yes, Okay tiene algo de musical truncado a propósito. Probablemente el espectador normal comprendería mucho mejor la película si se le presentara por completo bailada. Pero de ser así, no estaríamos hablando de una creación de Dick. Alguien que disfruta trufando a salpicones los ritmos, distorsiona la lógica y, sobre todo, carcajeándose de la realidad. De hecho, su película es, en el fondo eso, una viscosa carcajada de mermelada. Una alucinógena confusión. Una especie de rala fotonovela que lo mismo recuerda levemente tanto a los filmes de Douglas Sirk como a los reportajes del ¡Hola! o el Semana tras pasar, eso sí, por la centrifugadora.

Ciertamente, los únicos momentos de sinceridad experimentados por la familia que protagoniza If Yes, Okay podría decirse que se producen durante los ensayos de la obra de teatro japonesa preparada por su hija. Ahí sí late cierta verdad. Lo cual es muy signficativo porque es otra forma de decir que lo suyo sí, es puro teatro. Puro pescado sin raspas. No más que carne sin grasa. Flatulenta plastilina. En resumen, una mascarada sintética que necesita del exotismo y el escapismo para insuflar cierto aire a la atonía vital que los somete. La cual está perfectamente representada por las pequeñas sintonías rítmicas creadas por Dick expresamente para esta película parecida a un Mercedes de seis metros de alto en medio de Irak. Shalam

ما تبحث عنه يبحث عنك

Lo que buscas te está buscando a ti

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen…..aprecio mucho la puerta inicial de rashomon (madera) y el can-can (perlas) del angel millonario…..
    2imagen…..los titeres (tacos) colgados los transformo en habitaciones del tamaño de una puerta en las que las paredes son una puerta, el suelo de madera y el techo con una teja……la parte del colega la rasgo y a la papelera…..
    3imagen….na mas que le faltan una docena de caballos pura sangre entre el coche y ellos…
    4imagen…..yo el techo lo pondria de cristal para ver las estrellas , el sol y la luna…..(bueno hazlo y ya veremos lo que resulta)…..
    5imagen….mitad hombre, mitad mujer can-can, con los ojos como se los pintaba la fabulosa etta james….
    PD….https://www.youtube.com/watch?v=u9sq3ME0JHQ….etta james…I’d Rather Go Blind, 1968…..

    Responder
  2. Alejandro Hermosilla

    1) Kibuki japonés. Nos vamos a comer todos los peces del estanque. 2) Dick el demasiado y sus muñequitos. Todos cantan, todos hablan y todos viven tranquilos. Por eso esa sonrisa. 3) El traje blanco y el pelo azul combinan cuando uno tiene dinero y riman con hastío. 4) ¿Con quién tendre sexo esta noche? 5) A mí ya no me la cuela ningún de mis padres. Son unos bribones. Me vengaré. PD: Qué gusto escuchar a Etta James. ¡Qué temazo!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

El lobo

No me extraña que La hora del lobo sea uno de los filmes favoritos de David Lynch. Las escenas desarrolladas en el castillo de los barones Von...
Leer más
Share This