AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Cine E Eyes Wide Shut (6)

Eyes Wide Shut (6)

Jun 14, 2024 | 2 Comentarios

Dejo a continuación el sexto avería dedicado a Eyes Wide Shut. El cual recomiendo leer, escuchando la deliciosa interpretación por parte de Judy Garland de la canción «Over The raimbow» («Más allá del arco iris») compuesta exclusivamente para El mago de Oz (el filme de Victor Fleming) por Harold Arlen y Yip Harburg.

Quien desee leer el quinto puede hacerlo aquí: https://averiadepollos.com/eyes-wide-shut-5/

Y quien quiera leer los anteriores, puede pinchar aquí donde encontrará un enlace al resto: https://averiadepollos.com/eyes-wide-shut-4/

Si todo va bien, mañana terminaré esta serie de averías sobre Eyes.

Eyes Wide Shut (6)

Otro de los reflejos de Eyes Wide Shut nos conduce sin duda a El mago de Oz. La novela de Frank L. Baum que se popularizó gracias a la versión cinematográfica de la Metro-Goldwyn-Mayer dirigida por Victor Fleming. Como todos los cinéfilos saben, en ella destacaba la deliciosa interpretación por parte de Judy Garland de la canción «Over The raimbow» («Más allá del arco iris») compuesta exclusivamente para el filme por Harold Arlen y Yip Harburg.

Animo a los lectores de avería a que si es posible, se deleiten con la maravillosa melodía (y en caso de que sea posible, también estén atentos a la letra). Sobre todo, a las primeras estrofas.

La importancia de esta canción (al igual que la de el libro) es capital en Eyes Wide Shut. Tanto casi como la de Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas.

Justo antes de que un mayordomo (o sicario) de Siegler interrumpa el flirteo del Doctor Harford (Cruise) con dos atractivas señoritas, ambas le animan entre risas a ir más allá del arco iris (el título de la canción interpretada por Garland) y, posteriormente, cuando su amigo pianista le ha transmitido la contraseña para acceder a la orgía de Somerton, Harford se dirige a una tienda de disfraces llamada Raimbow Fashions (Modas Arco iris) que se encuentra sobre otra denominada «Under the Raimbow» (Bajo el Arco iris). 

En realidad, en Eyes hay arco iris por todas partes. Un hecho que puede pasar desapercibido a primera vista porque, debido a que la acción transcurre en Navidad, muchas veces confundimos las luces navideñas con los arco iris que aparecen por aquí y por allá como los siguientes.

Lo lógico, no obstante, es confundirlos porque, obviamente, el arco iris es en este caso una metáfora de la sociedad de consumo. Una de cuyas mayores manifestaciones (lo sabemos todos) es la Navidad. El arco iris (y más aún la decoración navideña) es un símbolo ideal para mostrar lo bien cerrados que tienen sus dos ojos la mayoría de la población. La manera en la que tirando de color, espectáculo, fanfarria y fantasía, las élites obnubilan y aturden al ciudadano medio que queda completamente al margen de los asuntos serios de la nación (la corrupción existente, la venta de armas, los chantajes judiciales, crímenes sin resolver) y se deja mecer en una fiesta de fútbol, juguetes, bombones, dulces y compras compulsivas que, por supuesto, también ayudan a que pierda de vista el verdadero sentido (el sacro y original) de la Navidad. El religioso, el misericordioso. Un hecho que corrobora, por ejemplo, el que el propietario de la tienda de disfraces Modas Arco iris prostituya a su hija sin ningún rubor.

En una primera instancia, por cierto, la idea era llamar Dorothy (como la protagonista de El mago) a esa muchacha que parece participar con alegría del sexo de pago en medio de unas fechas santas y que uno de los japoneses con las que interactúa tatareara «Somewhere Over the Raimbow». Pero como a Kubrick no le gustaba dejar demasiadas pistas, optó por retirar estas referencias.

¿Qué hay más allá del arco iris? Es precisamente eso lo que descubrirá (o intuirá) Harford (Cruise) en (y tras) la orgía en Somerton.

A este respecto, es muy útil recurrir de nuevo a El mago de Oz. Pero en este caso no a la película sino al libro de Frank Baum sobre el que Francisco Gijón ha realizado un breve pero sutil y nutrido análisis en uno de sus ensayos, Una conspiración sin teorías.

Allí, Gijón nos da muchas de las claves de la novela de Baum. Las cuales, de un modo u otro, (salvando la distancia de un siglo), se pueden aplicar también a Eyes Wide Shut.

El escritor madrileño nos indica que «oz» es «la abreviatura de la onza, ya sea de oro o de plata». A este respecto, «la novela  es una crítica feroz al sistema monetario norteamericano de finales del siglo XIX. (…) Es un ataque a los banqueros y financieros apátridas que manejaban los hijos de la macroeconomía, buscando que el oro fuese la base de cualquier intercambio mercantil y laboral».

Francisco Gijón nos sugiere, a su vez, que en El mago de Oz, (como en Eyes Wide Shut), el arco iris «aparece sin que haya llovido previamente» porque es una construcción artificial. Una metáfora de la falsedad del logo que reza que Norteamérica (una de cuyas partes Ciudad Esmeralda posee el color del dolar) es el país de las oportunidades. Algo a todas luces espurio «porque las oportunidades son exclusivas de una oligarquía, de la banca y de los poderes financieros. De hecho, «en Oz los habitantes son enanos: gente presionada por los banqueros, por la inflación, por el crédito y la morosidad del patrón oro. No pueden crecer serán pequeños para siempre».

No es, desde luego, nada difícil rastrear tras el elegante porte de los participantes de la fiesta en la mansión Ziegler o en la orgía en Somerton el rastro de muchos de los causantes de las sucesivas crisis que han hecho temblar la economía de los ciudadanos de medio Occidente en las últimas décadas.

Eyes Wide Shut como El mago de Oz es, en el fondo, un retrato velado de los poderes financieros. Así que resulta del todo natural que en el primer borrador del guión, Frederic Raphael pensase que la contraseña para acceder a la orgía no debía ser «Fidelio» sino precisamente «Oz».

Resumiendo, lo que hay más allá del arco iris, más allá de los carteles iluminados de las tiendas y de los clásicos oropeles de la sociedad de consumo, más allá de los anuncios televisivos, es el poder. La realidad. La perversión de ese poder enmascarado y que nunca muestra su rostro (como en la orgía) integrado por empresarios, presidentes, filántropos, sátrapas comerciantes (y posiblemente militares, religiosos, pedófilos, etc) a los que, para defender sus intereses, nos les importa conquistar países remotos, hacer caer gobiernos apoyados por su población autóctona, asesinar a quien descubra ciertos sucesos ni financiar perversos proyectos como aquel que hasta hace no demasiado tiempo nos parecía del todo inverosímil (MK Ultra) y otros tantos.

Lo que hay detrás del arco iris es la verdad. El sexo sin erotismo. Bestial, descarnado. La Navidad convertidad en un ritual masón. Las ideas ilustradas reveladas como un atentado contra las cristianas de caridad y amor. El egoísmo. Múltiples mujeres prostituidas y otras abortando en nombre de la libertad y de la paz. Esa orgía en la que todo lo sagrado queda completamente corrompido y los valores tradicionales son subvertidos destrozando familias y almas en nombre de la infidelidad, el sexo, el placer y la lujuria.

Lo que hay detrás del arco iris es la certeza de que la policia no trabaja para los ciudadanos sino para proteger al poder y la de que el poder se mantiene y sostiene a través de oz (onzas de oro y plata): dinero. Es, de hecho, de ese modo que las élites bailan su vals con la eternidad. Follándose los bolsillos de cientos de miles de ciudadanos (para lo que tienen que hacer lo propio antes con sus mentes).

Siguiendo con El mago de Oz, no puedo evitar aludir a las similitudes entre la enorme máscara del mago de la novela y la del maestro de ceremonias de la orgía celebrada en Somerton.

A su vez, ya que estoy con El mago de Oz, es inevitable no citar el desenlace de la trama principal. El momento en el que Totó tira del cordón de una cortina y descubre que el «Mago» es un hombre normal y corriente. Un ilusionista que utiliza todo tipo de trucos para sembrar el terror y dominar a sus subalternos.

Esto es algo que nunca llega a ocurrir en Eyes Wide Shut. Aunque, en gran medida, la confesión que le hace Ziegler (Polack) a Harford (Cruise) de haber contemplado todo lo ocurrido en la orgía, se podría asimilar a ese momento. Una deducción posiblemente acertada teniendo en cuenta que, en un principio, Frederic Raphael pensó en que Ziegler se llamara Frank. Una referencia tanto al escritor de El mago de Oz como a Frank Morgan (el actor que interpretaba al Mago en el filme de Fleming)

Lo importante tanto en el caso de El mago de Oz como en Eyes radica en que, a pesar de que sepamos la identidad o conozcamos el rostro de algunos de los magos, de los brujos de nuestra sociedad (sean políticos, masones, cienciólogos, jueces, escritores, directores de periódicos, cineastas, teósofos, sacerdotes corrompidos, abogados, empresarios, etc) nada cambia. Todo sigue igual. El ciudadano medio continúa siendo completamente impotente. Tal vez tendrá algún dato más con el que curiosear pero, a la larga, no podrá hacer demasiado para evitar ser manipulado y que determinados cambios sociales se produzcan, siguiendo los dictados de el mago de Oz (los participantes en la Orgía). Los jerifaltes de los Estados modernos. Shalam

التسامح يعني التغاضي عن عيوب الآخرين؛براعة، لا تلاحظهم

Tolerancia significa disculpar los defectos de los demás; tacto, no reparar en ellos

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen…tuxedo rental…rainbow….si el hombre en el portal fuera una cuchara tambien tendria significado warhol….
    2imagen….los 5 elementos son de izq. a derch.: lamparaluz, cortina, tricornio, libros, bella ciao y puerta del fondo….
    3imagen….deseos muy populares…..
    4imagen….a) trio de bollos….b) te alquilo un disfraz de cuchara…
    5-6imagen….concesion puramente comercial-pop …(navidad)…..
    6imagen….que bien organico es el vestido de encaje y las tres cortinas de luces de lunares, (esculturas),….. en 1982 blade runner tejido de piel de pez)……
    7imagen….magical mystery tour-1967….(y el quinto beatles billy preston(soy un soldado en la guerra de la pobreza), sonrisa)…
    8imagen…fellini no hubiera hecho este baile asi, demasiado evidente, no?…..
    9-10imagen…se pixela la gran mascara de oz tambien al gran papa de roma.
    11imagen….todo lo que veo me gusta….
    12imagen…he olvidado algo?….ah si, abrir los ojos!…..
    PD…https://www.youtube.com/watch?v=F7byvo5VxHQ…bella ciao, banda di avola….(sonrisa, al final las promesas todas con «ladri di biciclette»-1948

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Esta escena es muy, muy, muy Naranja mecánica. El arco iris de la hermandad. Beethoven. 2) Dos aves nocturnas oteando el horizonte sin saber si vienen amigos o enemigos. 3) Me fripa la actitud del perrito. 4) Amor en el jacuzzi Vs amor sucio. 5) La soledad en medio del arco iris. Espacio vacío solitario que remite a los filmes de Wenders. 6) Un día cualquiera en unos almacenes de Cartagena durante la Navidad. Es una tienda dirigida por chinos. 7) Las baldosas de oro sobre las que yacen los caídos y vícitmas por el dominio de las potencias. 8) La violencia sorda, secreta de las élites 9) Fellini tampoco era el más sutil. Sobre todo al final de su carrera. Cuando le ponía azúcar a la mermelada. Pienso en alguna escena de Amarcord. 10) Lo que hay que hacer para proteger el oro de la población en general 11) Cónclave en Venecia de eclesiśticos opuestos al Vaticano. Turba pagana. 12) No seáis duros conmigo. Sólo soy un mandado. 13) Tomao otro whisky y dejad que os sigamos follando. PD: Lo mejor es cuando pasan frente a un tienda que se llama Matrix.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Simón del desierto

Hoy he recordado Simón del desierto. El clásico de Luis Buñuel. Tiene algo esta libre recreación de la vida de Simón el estilista que resulta...
Leer más
Share This