AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Literatura E El maestro y Margarita (1)

El maestro y Margarita (1)

Ene 13, 2024 | 2 Comentarios

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado a El maestro y Margarita, la célebre novela de Mijahil Bulgákov. El cual recomiendo leer escuchando un fragmento de una obra de Nikolay Rimsky-Korsakov: «Fantasía sobre temas rusos».

Debido a su extensión, hoy publicaré la primera parte y mañana (si las fuerzas acompañan) la segunda.

El maestro y Margarita

No me extraña que Bulgákov no llegara a ver publicada El maestro y Margarita. La novela es uno de los mayores pandemonios literarios jamás realizados. Es una satírica oda al desorden, a la locura y a los milagros que apuntaba directamente contra el régimen de Stalin y su necesidad imperiosa de control. Su ferreo deseo de regular tanto las actividades de sus ciudadanos como sus pensamientos.

En la Rusia de Stalin era un suicidio invocar el nombre de Dios, murmurar una sola palabra contra el comunismo o intentar publicar libros o artículos manteniendo cierta independencia. La mayoría de intelectuales que levantaron la voz para dar su visión sobre la problemática que los rodeaba o bien fueron purgados, o bien se vieron obligados a exiliarse o bien sufrieron una suerte de muerte en vida en su propio país. Se vieron abocados al descrédito social y a silenciar sus ideas. Este último fue el caso de Bulgákov que no obstante se guardó una carta final: un desordenado manuscrito inacabado (El maestro y Margarita) que sobrevivió a su muerte, en el que trabajó durante casi década y media y que llegó a intentar destruir. Una auténtica bomba de relojería que, en cierto sentido, puede ser considerado una de las mayores puñaladas satíricas emitidas contra el estalinismo (y contra cualquier dictadura). Un misil carnavalesco cuya onda de expansión tengo la impresión de que aún no se ha detenido. Continúa haciendo daño y provocando estragos en la memoria de un régimen cuyos funcionarios, de tener una segunda oportunidad, no tengo ninguna duda de que, ahora sí, acabarían para siempre con la vida de Bulgákov y rastrearían hasta el último confín de sus pertenencias con el fin de destruir el peligroso e incendiario manuscrito.

…………………………………………………

Seré sincero. No sé qué decir sobre El maestro y Margarita. Cuando la leí en la época anterior a internet, me resultó casi imposible encontrar un solo artículo sobre la novela. Así que, debido a mi juventud y la maravillosa complejidad de la obra, me tuve que contentar con disfrutar de sus rutilantes episodios gamberros o admirar los pasajes protagonizados por Pilatos y Jesucristo, pero no alcancé a formular ninguna interpretación. Sin embargo, a día de hoy es posible hallar tantos artículos sobre este libro que parece una osadía atreverse a escribir algo sobre el mismo.

Doy por hecho que la mayoría de quienes leen este avería lo conocen. Así que intentaré ser lo más impresionista posible. Hilar breves reflexiones que sirvan de complemento o disfrute para quienes aman tanto este libro que nunca se cansan de leer o hablar sobre sus rutilantes pasajes. Algo que puedo entender porque, sin dudas, la tengo entre las novelas que me llevaría a una isla desierta. Es uno de esos escasos manuscritos capaces de aunar diversión y profundas reflexiones con suma ligereza y brillantez.

…………………………………………………

Se suele decir que El maestro y Margarita es una novela de realismo mágico. Pero yo no estoy de acuerdo. Creo que es una novela que presenta elementos fantásticos y sobrenaturales entre los que se encuentra la magia. Pero aquí pesan más la tradicional alquimia, los rituales satánicos, las invocaciones a la hechicería que ese realismo mágico, acuñado al fin y al cabo en Hispanoamérica por unos motivos muy concretos.

El maestro y Margarita es una novela parecida a una sinfonía impresionista repleta de preciosas incrustaciones procedentes del ocultismo y tradiciones ancestrales y arcaicas (muchas de ellas religiosas) presentes tanto en Europa como en la misma Rusia desde muchos siglos atrás.

…………………………………………………

Una de las grandes dificultades que halla el lector al penetrar en la novela de Bulgákov es su aparente desorden. Todo el cúmulo de extraordinarios sucesos que van ocurriendo a medida que el Diablo y su corte de subalternos se desplazan por una ensoñadora Moscú.

Creo que la mejor opción es dejarnos llevar (sin necesidad de entenderlo todo) por el sensual, alocado y maravilloso ritmo de una prosa que invoca el caos de manera preciosista y rebelde. Una prosa que es la viva imagen del espíritu dionisíaco, la locura y lo incontrolable, porque era esa precisamente la forma que tenía Bulgákov de poder respirar, contraponerse a la hostigante sociedad totalitaria en la que vivía. Es esa prosa de hecho no sólo un rasgo de estilo del escritor ruso sino sobre todo muestra de su anhelo de libertad.

…………………………………………………

El maestro y Margarita es una novela repleta de escenas memorables. De esas que no se olvidan. Bulgákov tenía el mérito de saber dar los golpes de efecto adecuados.

En cualquier caso, me fascina la primera aparición de Voland (el Diablo). Su deliciosa conversación con el cínico jefe de la burocracia literaria, (Berlioz), y un joven poeta (Iván Bezdomny) en el que Bulgákov se apoya para mostrar la confusión, dudas, adoctrinamiento y vasallaje de las nuevas generaciones de artistas. Pero también su posibilidad de redención.

Resulta fascinante leer cómo Voland le sugiere a sus interlocutores que él estuvo presente durante el encuentro entre Jesús y Poncio Pilatos ante su atónito rostro y cómo predice el futuro del encorsetado funcionario Berlioz. Concretamente, su trágica decapitación ocurrida tras caer bajo las ruedas de un tranvía.

…………………………………………………

Otra de las dificultades de El maestro y Margarita radica en interpretar bien el papel de Voland. Hay quienes lo han identificado con Stalin. El mismísimo Diablo para Bulgákov. Pero Voland es un agente del caos que cree en la existencia de la divinidad y el bien y el mal y, por tanto, se opone al ateísmo propugnado por Stalin que degeneró en un arte maquinal y vacío de todo contenido simbólico y en una sociedad paralizada por el miedo. Así que Voland (el demonio) sería prácticamente el opuesto de Stalin o al menos sino el opuesto, sí uno de los azotes de sus doctrinas.

Si tuviera que dar una interpretación, me atrevería a sugerir la siguiente: creo que Voland representa al oscuro Stalin al que Bulgákov le hubiera gustado enfrentarse. Alguien que no negara las fuerzas divinas y permitiera la presencia de todo tipo de caóticas influencias en la sociedad, reflejo al fin y al cabo de las fuerzas ancestrales presentes en cualquier población desde su surgimiento.

Stalin palidece frente a Voland. Esa es la sutil venganza de Bulgákov: poner frente a frente a un verdadero demonio y a quien se jacta de serlo.

…………………………………………………

También en el terreno de las ambiguedades, se encuentra desde luego el profundo análisis del carácter de Poncio Pilatos realizado por Bulgákov. Un escritor de trazo más grueso habría condenado al prefecto romano a los infiernos. Sin embargo, Bulgákov es mucho más reflexivo. Nos lo presenta, de hecho, como un ser humano juicioso. Alguien inteligente y sagaz no exento de humanidad y bondad. De hecho, se encuentra lleno de remordimientos por haber condenado a muerte a Jesús.

En realidad, no es difícil identificar la actitud de Pilatos con la de los funcionarios estalinistas. Su famoso lavado de manos es el mejor reflejo de la actitud de los mismos en un régimen autoritario. La mayoría solo cumplen órdenes. Son cobardes que igual que ahora reniegan contra Stalin o Hitler, en su momento contribuyeron a auparlos.

…………………………………………………

Obviamente, la grandeza de la reflexión de Bulgákov a raíz de las maravillosas escenas protagonizadas por Pilatos, radica en que puede extenderse a múltiples países, momentos históricos y regímenes. Ahora mismo en España sería muy fácil encontrar miles de funcionarios que sellan papeles sobre ciertos asuntos sociales que dentro de varios años les avergonzaría ratificar.

Frente a la atonía de los funcionarios, su servidumbre, casi que es preferible la locura, la destrucción o las portentosas e inacabables carcajadas que acompañan a Voland y a su séquito demoníaco. Fuego volcánico que refleja el de la creación. Shalam

الحقيقة تنتصر بنفسها، والكذب يحتاج إلى  تواطؤ

La verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita complicidad

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen…la bruja piluja, la puerta de entrada de auschwitz y el ojo rajado del perro andaluz…
    2imagen….la sociedad, un mayordomo y el gato a la defensiva….
    3imagen…cojo un serrucho y saco las dos figuras dejando los agujeros en el banco(como en la bandera españa cuando cortan el escudo y dejan el hueco)(maximo nivel de arte povera)….
    4imagen…despacho luminoso, caliente y arriesgado(la silla)….
    5imagen….la virgen del amor hermoso…..
    6imagen….fin de semana en la capital….
    PD….https://www.youtube.com/watch?v=veIuogoUSrU….paseo por el demonio del gulag…..

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Soldado alemán mostrando en collage todo lo que odia de la sociedad. 2) Retrato que debería estar expuesto en un Museo arqeuológico ruso sin nombrar a los protagonistas. Experimento para el futuro. 3) «Sueño con el día en que nos conviertan en dibujos animados y nuestra historia sea conocida por los niños de medio mundo» le dice el gato al Maestro. 4) El sueño de todo lector o escritor sería tomar un café justo ahí.. con leche y galletas. 5) Escena kafkiana. A todos les da igual la cabeza y la sangre. 6) Fausto está de vuelta. PD: Graciosos. Hay frases que dan para mucho ahí que se pronuncian espontáneamente. Desorientados parecemos estar todos.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Share This