AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Series TV E Better Call Saul (2)

Better Call Saul (2)

Ene 10, 2024 | 2 Comentarios

Dejo a continuación el segundo avería sobre Better Call Saul. El cual recomiendo leer escuchando el tema de Dave Porter que aparece en los créditos finales.

Es muy probable por cierto que mañana (o pasado) vuelva a dedicarle otro avería a esta serie. Concretamente, a los últimos episodios, que considero que merecen un análisis aparte. Sin mencionarlos, esto no tendría sentido.

Better Call Saul (2)

Beter Call Saul, repito, es una de las mejores series de televisión que he visto en mi vida. Pero eso no es obstáculo para señalar detalles que no me acaban de convencer o que me parecen irregulares. Creo, por ejemplo, que Gould y Gilligan se podían haber ahorrado perfectamente toda la trama relacionada con la enfermedad del hermano de Jimmi: el ilustre  Chuck McGill. Los problemas con la radiación eléctrica de Chuck aportan un toque estrafalario que creo que le quita cierta solemnidad a un personaje que es en esencia una eminencia del derecho y cuando se sienta a negociar es un tiburón temible.

Estoy convencido de que unos cuantos espectadores abandonaron Better Call Saul (o estuvieron a punto de hacerlo) debido a las excéntricas apariciones de Chuck McGill y sus conversaciones con su hermano que en principio no parecían tener demasiada coherencia y no se sabía bien adónde apuntaban. Creo que no hubiera estado mal presentar a Chuck como un tipo envidioso de Jimmi y con ciertas peculiaridades, pero creo que con todo el tema de la radiación se les fue la mano porque al fin y al cabo estamos hablando de un inmenso abogado, un hombre de muchísimo prestigio, una leyenda de las leyes. Y hubiera sido mejor focalizar en su solemnidad y su miseria moral y anímica.

El toque estrafalario de Chuck no queda mal porque, como le comentaba ayer a una persona, Gould y Gilligan tienen tanto talento narrativo que serían capaces de hacer interesante un episodio centrado en las vueltas que da un pez en un acuario. Además, Michael McKean realiza una magnífica interpretación que logra hacer creíble lo inverosímil. Pero no hubiera estado de más que trabajaran un poco más este personaje cuyo carácter y decisiones contribuyen a explicar los motivos por los que Jimmi (un abogado inocente y prometedor con cierto aire pícaro) se acaba convirtiendo en Saul Goodman (un abogado corrupto y con un punto sarcástico, sí, pero también desalmado).

……………………………………………………….

Otro pequeño punto débil de Better Call Saul es el tratamiento que se le da a Gus Fring.

Intentaré explicarme. Cuando Gus aparece en Breaking Bad no podemos dejar de sentirnos estremecidos al confrontar su aspecto delicado con su espíritu frío, maquiavélico y asesino. Gus lleva Breaking Bad a otra dimensión. Y obviamente, su aparición también hace subir muchos enteros Better Call Saul. Pero en esta ocasión, su personaje ya no tiene a su favor el factor sorpresa y eso se nota. En ocasiones, mucho como es el caso de su combate contra Lalo Salamanca cuyo desenlace ya conocemos de antemano.

Gilligan y Gould tienden de hecho a caricaturizarlo un poco. En todo momento, se nos deja claro que pertenece al lado oscuro. Que es la encarnación del mal. Y eso le hace perder cierta ambigüedad clave para retratar personajes complejos. Su voz de hecho semeja por momentos la de los carismáticos Sith de Star Wars. Incluso hay determinados instantes en los que me atrevería a decir que se lleva a cabo una especie de homenaje y juego posmoderno en el que es posible identificar y retrotraerse a la relación que tienen Vader y El Emperador en la saga de George Lucas con la que mantienen Fring (que en este caso ejercería de Emperador) y «Mike» Ehrmantraut (Vader) en Better.

……………………………………………..

Obviamente, uno de los puntos fuertes de la serie es Mike. Por momentos, casi el coprotagonista de Better Call Saul. En cada una de sus apariciones se percibe autenticidad y dolor. Mike es un villano humanizado. Es un hombre de los de antes, de esos que no gritan cuando les hieren ni pestañean cuando matan pero es capaz de derramar unas lágrimas cuando juega con su nieta y no digo ya cuando contempla una fotografía de su hijo, cuyo fallecimiento se achaca a sí mismo.

En Better por fin comprendemos sus motivaciones y los errores que lo convirtieron en un agente del mal. Lo mejor de todo es que la interpretación de Jonathan Banks lo hace humano y casi querible. Banks dota sobre todo de la necesaria sobriedad a su personaje pero también lo llena de los matices necesarios para que podamos ahondar en su alma herida.

Mike es  víctima de sí mismo y de la corrupción. Un personaje que remite a los viejos filmes de Sidney Lumet. Un antihéroe que no ha perdido del todo el sentido de la moral. En realidad, lo mejor de todo es que, a pesar de ser integrante del Imperio del mal también es en cierto sentido azote del mismo. Es en definitiva alguien que se toma la justicia por su mano porque conoce profundamente la naturaleza del sistema y la sociedad donde vive. Sabe, sí, que está condenado. Que cada día de vida en su caso es un regalo y eso mismo convierte en sabios cada una de sus palabras y gestos. Su semblante inexpresivo y su tendencia a la mudez y al hieratismo lo hacen comparable a los antiguos pistoleros del western y algunos de esos sobrios policías y gangster típicos del Polar francés. De hecho, Mike podría aparecer perfectamente en un filme de Jean Pierre Melville o Jacques Becker. Incluso, si me apuran, en uno de Robert Bresson.

……………………………………………..

Me parece que también es importante destacar dentro del admirable talento narrativo de Gould y Gilligan un aspecto como el siguiente: la capacidad que tienen de lograr sacar petroleo de acontecimientos nimios o menores.

Gould y Gilligan poseen tal destreza que logran siempre que aburridos planos del desierto parezcan novedosos y que los típicos ajustes de cuentas se encuentren llenos de vitalidad. Alguno dirá (y probablemente tendrá razón) que es relativamente fácil dotar de dinamismo a las escenas de acción pero lo que hacen Gould y Gilligan va más allá porque insuflan diversión incluso a los planos más fríos y a los momentos menos dramáticos. A absolutas nimiedades. Logran, por ejemplo, imprimir tensión al peregrinaje de centenares de hormigas por un helado, el lento recorrido de un pedazo de tela por un descampado o a las recurrentes reuniones de abogados en sus despachos.

……………………………………………

Sin duda, otro gran mérito de Better Call Saul es su nuevo acercamiento al Cártel de los Salamanca. Es delicioso contemplar lentamente la subtrama que culmina con Héctor Salamanca en silla de ruedas. Y, desde luego, resulta estremecedora la escena en la que Fring le cuenta a Héctor un viejo recuerdo de infancia en el hospital donde revela su cruel plan de venganza. Son, a su vez, entrañables para los cinéfilos las escenas en las que Héctor y su lugarteniente Nacho Varga reciben a los traficantes de drogas y cuentan su dinero porque, en cierto sentido, recuerdan a las de El padrino II protagonizadas por el Vito Corleone interpretado por De Niro y sus compinches.

Volver a ver de nuevo a Tuco Salamanca no aporta nada nuevo pero tampoco resta. De hecho, la escena en la que aparece junto a su abuelita y conoce a Saul Goodman está bastante lograda. Y, desde luego, resulta siempre divertido verlo expresarse y mirar con sus maneras de esteriotipado bruto psicópata.

También es sumamemnte aleccionador volver a encontrarnos con Don Eladio. El jefe del cartel Juárez. Y, sobre todo, con el  actor que lo interpreta. Ni más ni menos que el mismo que encarnó al chulesco e inolvidable Manny Ribera de Scarface: Steven Bauer. Don Eladio por cierto es un capo cuyas reacciones y diálogos reúnen tópico tras tópico. Imitan los de múltiples narcotraficantes cinematográficos de todos conocidos. Pero eso es precisamente lo que quieren Gilligan y Gould. Fabricar un personaje cliché (a la manera de los de Tarantino) que no por ello deja de tener vida propia y que, a pesar del terror que encarna, es sumamente divertido.

…………………………………………..

Es imposible no citar (aludiendo a los Salamanca) a dos carismáticos personajes, cosecha propia de Better Call Saul. Me refiero a Nacho Varga y a Lalo Salamanca.

Ambos confieren de matices trágicos la trama de los narcos. El primero es el secundario de lujo de la serie. Alguien que podría perfectamente aparecer en Los Soprano. Un muchacho que pone de manifiesto tanto el lado humano como el  salvaje de los narcos. La puta locura en la que viven. El constante peligro. Nacho al principio da miedo, luego pena y finalmente logra incluso que lo admiremos.

Estas son las maravillosas complejidades de una serie a la que la presencia de Lalo Salamanca hizo subir dos escalones más. Gilligan y Gould crearon este personaje porque sentían que, al contrario que Gus Fring, los Salamanca estaban muy esteriotipados. Había poca sutileza en ellos. Y, desde luego, no es que Lalo sea el tipo más sensible pero sí es lo suficientemente refinado para dotar de matices a su violento personaje. Alguien astuto y espigado pero también dicharachero cuyo aspecto físico recuerda al de los clásicos galanes mexicanos. Lo que lo hace más retorcidamente peligroso. De hecho, sus palabras muchas veces hacen daño. Lalo es capaz de convertir sus diálogos en dardos que atraviesan no sólo a los personajes que se cruzan en su camino sino a los espectadores que contemplan sus fechorías en la pantalla. Shalam

إن الأشياء غير الضرورية، حتى لو كانت تكلفتها قليلة، باهظة الثمن

Lo innecesario, aunque cueste sólo un poco, siempre es caro

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen….yo soy america, america soy yo…..
    2imagen…ven conmigo america, america viene conmigo….
    3imagen….este individuo esta sorprendido porque el samur le ha puesto una de sus mantas …..
    4imagen…el actor blaco tiene una garganta muy voluminosa….
    5imagen….la fisionomia de este jonathan banks(lo busco) es mirada(consciente), gran nariz y gran garganta(nuez)…..
    6imagen….el hombre del pijama a rayas…..el cochecito….sonrisa..
    7imagen….el quedabien…..no me jodas!…..
    PD…https://www.youtube.com/watch?v=mTc6c-sifBo…fox-trot..el cochecito..marco ferreri 1961….puro circo round….jajaj

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) In Goodman we trust. 2) El abogado más dicharachero de Barrio Sesamo. 3) Oigo voces y no son humanas. 4) Dos piezas de ajedres a punto de dar un golpe a las piezas rivales. Jaque. 5) Si hubiera nacido en Francia tendría menos dinero pero más prestigio como actor. Eso piensa Banks. 6) Duelo al sol. Venganza gitana. 7) Si le cambias los trajes y te los llevas a otra época y película te sale El padrino II. Tal vez en Sicilia. PD: maravillosa banda sonora. No conocía a este autor. ‘¡A investigar!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Share This