AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Literatura E A quien le importa

A quien le importa

Abr 24, 2023 | 2 Comentarios

No hay nada menos zen que la escritura de Thomas Pynchon. Sus libros son volubles como la plastilina. Son zepelines narrativos llenos de movedizos misiles. Banderas de psicodélicos colores que oscilan hacia todas partes y no se detienen jamás. A veces he pensado que los libros de Pynchon tenían un motor instalado en sus páginas y que volaban entre las estanterías de las bibliotecas. En otras, los he imaginado como paracaidistas o automóviles de dibujos animados cuyo lenguaje era sumamente huidizo. E incluso los he vislumbrado como peces de un acuario decorado con escudos, mapas y fetichistas iconos de todos los estados norteamericanos.

El caso es que la literatura de Pynchon es contraria a la indiscrección. La mayoría de sus novelas publicadas tienen, de hecho, un grosor y longitud considerables. Están llenas de multitud de personajes y de frases parecidas a pararrayos y a la electricidad. En Pynchon todo reluce, brilla y resplandece. Y es por eso que llama tanto la atención el deseado anonimato de su autor. Su inhóspita actitud frente a la fama. Venía pensando en ello justamente porque ayer fue el día del libro y decenas de colegas estuvieron firmando sus textos en diversas plazas de la geografía española. Pynchon, sin embargo, nunca ha dedicado sus libros públicamente. Es un monje literario. Un asceta. Alguien que ha logrado sortear la trampa posmoderna de la fama y, sin embargo, ha publicado novelas rutilantes que allí donde están llaman la atención sea para bien o para mal. No dejan indiferentes a nadie.

Su actitud es tan rara y diferente que creo que nunca está de más preguntarse de tanto en tanto: ¿Qué nos está diciendo Pynchon con ese gesto? ¿Nos está diciendo algo? ¿Por qué nos sorprende tanto que un escritor decida ser contemplamente anónimo y que sus libros hablen por él? ¿No es ese el ideal al que cualquier escritor quisiera aspirar en un hipotético mundo justo?

Dentro de cuatro o cinco siglos nadie se hará posiblemente esas preguntas. En el futuro se leerá a Pynchon o no se lo leerá. En cierto sentido, el escritor norteamericano ya se ha adelantado a ese acontecimiento. Ha desaparecido totalmente para que al final sus libros sean los que hablen por él. De hecho, Pynchon podría estar ya muerto. Pudiera ser que sus futuros escritos sean publicados por sus albaceas literarios. Puede incluso que ya haya ocurrido eso o que nunca sepamos exactamente cuándo va a morir. Que aparezcan libros suyos en próximas décadas y que no nos importe que hayan sido realmente escritos por él o no. En realidad, lo enigmático y moderno en Pynchon quizá sea precisamente eso: que nos da absolutamente igual que él escriba sus novelas como que no las escriba como si se muere o no se muere. Shalam

يمكن تقسيم كل شيء معقد إلى أجزاء بسيطة.

Todo lo complejo puede dividirse en partes simples

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen….la victoria de papa dog & pepa pig…..
    2imagen….los cuatro ases de un desconocido…..
    3imagen…..uno de los resident…..
    PD….https://www.youtube.com/watch?v=BHnQNlDw5Vk……the residents…hello skinny..2023….(cuando los residents dicen que ellos son una casa vista a lo lejos estuve totalmente de acuerdo con ellos y con prince (The Artist o TAFKAP (The Artist Formerly Known As Prince, El Artista Anteriormente Conocido Como Prince)……jajaj…..(ellos les gustaria que lo que han hecho valga para alguien)……?…….

    Responder
  2. Alejandro Hermosilla

    1) Pynchon para nuevo presidente. La casa Blanca llena de cerdos. Un país oscuro. 2) La radio como propulsora de mensajes subversivos. 3) Vendedores de crecepelo. Tal Vez Pynchon esté detrás de la muerte de JFk y sepa la fórmula para que no se caiga el cabello. PD: The Residents dan perfectamente el pego como marcianitos de máquinas de carne y hueso. Hay una relación directa entre la llegada del videojuego y su radioteatro pop..jajaaj

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Hotel

No  me parece extraño que las inquietantes y azarosas letanías musicales de Hotel, fueran compuestas por Alex Zhang Hungtai (Dirty Beaches) de...
Leer más
Share This