AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Deportes E Fútbol 7

Fútbol 7

Nov 4, 2023 | 2 Comentarios

Existen varios motivos que explican la progresiva ausencia de interés que provoca el fútbol en Occidente. En realidad, si somos sinceros, decir que un deporte que suele llenar los estadios, mueve pasiones como ningún otro, genera pornográficas sumas de dinero y es probablemente el más seguido en el mundo entero no provoca interés, parece un disparate. El fútbol ha salido hasta ahora más fuerte de todas las crisis que ha sufrido Europa. Salió reforzado como un coloso de la Segunda Guerra Mundial, dio esperanza y concitó ilusión en medio de la Guerra Fría y se subió al carro del globalismo con inusitado desparpajo tras la caída del Muro de Berlín. Tanto es así que, aunque parece desfallecer un poquito en Europa, a día de hoy es fuerza de futuro tanto en China como en EEUU y en una gran parte de los países árabes. Y, por supuesto, en América del Sur continúa siendo maná cotidiano. Alimento sin el que millones de personas no conciben la vida. Así que, parafraseando el título de un famoso disco de Supertramp, podríamos exclamar: ¿Crisis, qué crisis?

Lo dicho anteriormente no es obstáculo, sin embargo, para que los habituales seguidores de este deporte nos encontremos fatigados del mismo. Ningún enemigo exterior ha tumbado hasta ahora al fútbol. Un deporte resistente como pocos. Así que los signos de debilidad hay que buscarlos en su interior. Uno de ellos es, sin dudas, el baile de normas que, a raíz de la necesaria implantación del VAR, se han ido sucediendo. Ya no se festejan los goles con la seguridad de antes. El gol ya no es siempre metáfora de orgasmo sino también de coitus interruptus. Lo de las manos en el área ya desistí de comprenderlo hace varios años y creo que la mitad del público no lo entiende. Tampoco ayuda demasiado, al menos en España, que no haya más candidatos para el campeonato que Madrid o Barcelona. Las Ligas del Valencia o el Depor se recuerdan con mucho cariño. Así que en esas circunstancias, cada título del Atlético de Madrid además de una hazaña heroíca es casi un triunfo del pueblo. De todos esos aficionados que crecimos emociándonos con Ligas que se decidían en la última jornada (a veces incluso en el último minuto) conquistadas por dos equipos vascos (Real Sociedad y Athletic de Bilbao) sin un solo extranjero en sus filas. Algo (la victoria en la clasificación final) totalmente improbable a día de hoy.

En cualquier caso, quisiera comentar otro detalle que hasta ahora me había pasado desapercibido. Hace varios días, en un descanso de la Feria del Libro de Cartagena, contemplaba yo el partido disputado en Vallecas por el Rayo y la Real Sociedad. Uno de esos partidos que antaño relacionaba con sudor, domingo, furia, emociones intempestivas y la tierra entremezclándose con el césped. No fue en este caso así no por la calidad de los jugadores que era notable ni por el sobresaliente estado del terreno de juego sino por unos factores que paso a comentar. Constaté, por ejemplo, que no había apenas huecos y espacios libres en el campo y que prácticamente ningún jugador era capaz de regatear. También que el balón iba de un campo a otro casi sin solución de continuidad. Se fallaban muchos pases y casi no se concretaban las jugadas que por lo general se desarrollaban con rapidez. Sin apenas elaboración.

En realidad, los jugadores poseían una buena técnica así que no entendía a qué se debía ni esa ausencia de driblings ni de control en el juego por parte de ambos equipos que producía un constante viaje de ida y vuelta del balón que no permitía concentrarse en el juego. Pero pronto, encontré una respuesta: la increíble forma física de los futbolistas. Todos estaban en su peso justo, no tenían ni una pizca de grasa, y subían y bajaban incansablemente por el campo. Así, la constante presión que realizaban sobre los futbolistas contrarios no permitía que el juego se desarrollara con esa tranquilidad proclive a atraer las jugadas verticales, los pases inverosímiles, las arrancadas por la banda, los taconazos, etc.

Equipos de élite como el Barcelona, el Madrid, el City, la Juventus o el Bayern de Munich sufren cuando el contrario los presiona. Pero sus jugadores poseen tanta calidad en sus botas que pueden perfectamente con varios pases romper esa presión y dar un sentido al juego. Algo que no ocurre, desde luego, en los equipos de media tabla de cualquier Liga de tal modo que cuando se enfrentan entre sí, más que asistir a un partido de fúbol clásico, pareciera que lo estuviéramos haciendo a uno de fútbol 7. Obviamente, los seguidores de todos esos equipos no los abandonarán pase lo que pase pero los espectadores neutrales asistimos abúlicos a ese apabullante despliegue físico que convierte lo que antes parecían gigantescos campos de fútbol en trampas llenas de piernas entre las que el balón rueda vertiginoso sin que nadie alcance a controlarlo, dé pausa al juego y nos recuerde que en este deporte el más rápido no es el que más corre sino el que piensa con mayor lucidez. Shalam

الحزن مثل الثوب الممزق. عليك أن تتركها في المنزل.

La tristeza es como un vestido rasgado. Hay que dejarlo en casa.

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen….si cada imagen es una idea la pregunta es: donde va la pierna del jugador blanco numero 4?
    2imagen…..los codigos de color son determinantes en la imagen….
    3imagen…el brazo-puño del jugador blanco del centro le hace un pulso a los 100 de la grada……
    4imagen….solteros contra casados(campeonato de empresa)…
    PD: https://www.youtube.com/watch?v=QspjKVTMlL8….para la 1imagen kung fu figting….jajaj…(los negros valen para todo)..

    Responder
  2. Alejandro Hermosilla

    1) Melé de rugby. Torneo de cinco naciones.jjajaj. 2) Me lo imagino al tipo escuchando «Dolce vita» de Ryan Paris. 3) ¿Qué es lo que hay que hacer para que las multitudes coreen tu nombre? Clase práctica.
    4) Aquí aparecería un tipo en la grada que diría: pero ¿quiénes son estos mataooos? PD: lo del kung fu panda me recuerda a la locura de las Tortugas Ninja…jajaja

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Historias del calcio

Leo una deliciosa anécdota en Historias del calcio de Enric González que no me resisto a citar: "En los estadios italianos, como se sabe, las dos...
Leer más
Share This