AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Deportes E Frágil ballet

Frágil ballet

Abr 1, 2022 | 2 Comentarios

No me gusta hacer leña del árbol caído. Y menos teniendo en cuenta que Alexander Zverev posee unas cualidades enormes que podrían hacerle conquistar unos cuantos Grand Slams en los próximos años a poco que se centrase. Pero realmente, creo que el tenista alemán es el epígono central de la fragilidad mental y la inestabilidad emocional que caracteriza a la Next Gen. Algo que llama realmente la atención.

Tengo la impresión, por ejemplo, de que tanto Rafael Nadal como Carlos Alcaraz (sí, incluyo desde ya al joven murciano en esta lista) y Novak Djokovic se crecen ante las adversidades. Son competidores natos. Así que cuando el partido no sale como lo tenían planeado o se ven en dificultades, se agrandan. Tragan saliva, se muerden la lengua y afrontan el reto como una prueba de resistencia. Entienden que ha llegado el momento de enfundarse el mono de trabajo e intentan dar lo mejor de sí mismos. Es decir; cuando el enemigo los arrolla, no se desvanecen sino que vislumbran ese problema como una oportunidad para superarse. Descubrir nuevos límites. Tienen contemplado que ese momento va a llegar y, por tanto, mentalmente se encuentran preparados para confrontarlo.

Las derrotas de hecho no los paralizan sino que los motivan. Encuentran en ellas un acicate para continuar luchando. De hecho, creo que todos ellos son muy conscientes de que perder y sufrir es un componente necesario en sus trayectorias deportivas para alcanzar la gloria. Necesitan desesperadamente encontrar oposición para lograr llevar su tenis a otra dimensión. Tanto Nadal como Djokovic o Alcaraz aman los obstáculos porque saben que es gracias a ellos que mejoraron como deportistas y personas. Así que, aunque parezca mentira, creo que incluso en las derrotas son capaces de encontrar satisfacción. Una prueba, una experiencia que olisquear y estudiar mentalmente para que no se repita en lo posible nunca más. Cualquiera de ellos (bueno, Alcaraz todavía no, pero va camino de ello) podría asesorar a Stallone y a los guionistas de la saga Rocky. Levantar ejércitos. Transformar a perdedores en seres con dignidad, a deportistas en gladiadores y personas corrientes en luchadores; boxeadores.

¿Qué es lo que ocurre con Zverev (sobre todo, con él), Tsisipas, Kyrgios y, en menor medida, (pero también) con Mevdevev? Pues que no están dispuestos a soportar las adversidades. El frío no provoca que corran desaforados a cazar bisontes para resguardar su cuerpo con la piel ensangrentada. En vez de tomarlo como un desafío o un maestro, el fuego los paraliza. No atraviesan la hoguera sino que pierden su tiempo quejándose por tener que quemarse cuando supuestamente todo estaba en calma y no había ni una sola antorcha encendida.

Zverev, por ejemplo, parece que tiene un guión planificado en la cabeza de cada partido y en cuanto este sufre serias variaciones, se viene abajo. Parece que más que un tenista es un bailarín de ballet. Quiere que todo lo que previamente ha visualizado en su cerebro se cumpla en el campo. Desea ganar antes de salir a la pista. Es adicto al elogio y al aplauso. Y en cuanto enfrenta a un serio león tiene miedo de luchar con él porque tiene aversión al sufrimiento. No concibe la derrota como una enseñanza o un acicate para crecer sino como una intolerable frustración. Una humillación que lo humaniza.

Tengo la impresión de que Zverev debe ser probablemente un adicto al placer. Encontrarse enamorado de su reflejo. De la imagen de la victoria. Se ve a sí mismo día sí y día también subido en el pódium y no puede tolerar que alguien le obligue a ir más allá de su límite para conquistar el paraíso.

Creo (aunque obviamente puedo equivocarme) que Zverev no ama el tenis ni el deporte. Ama sus propios golpes. Ama su drive. Le fascina verse a sí mismo jugar. Realizar maravillos revés liftados, paralelos infinitos e inagotables golpes a la línea. Pero no soporta competir. Porque competir implica sufrir y perder. Humanizarse. Y Zverev desea que su imagen angelical de sí mismo como tenista no desaparezca. Quiere ser el número 1. Aunque no entiende que para llegar a serlo hay que besar el suelo una y otra vez, mancharse, caerse, llorar, tragarse la bilis, ensuciarse, tragar arena, patadas, abucheos, entrenar más duramente, recibir innumerables críticas y sacrificarse una y otra vez. Y que es gracias a todos esos ingredientes que los grandes competidores se hacen más fuertes. Se convierten en héroes. Rocas mentales. Puesto que son esos los requisitos necesarios para construirse una armadura. Tres capas de grasa en la piel con los que afrontar cualquier reto.

En fin. No sé si fue Chesterton quien dijo que todos quisiéramos ser el Salvador pero ninguno querría ser clavado en la cruz ni llevarla a nuestras espaldas. Nadal y Djokovic sí estarían dispuestos (metafóricamente) a llegar ahí. Hasta donde hiciera falta para ser el que más Grand Slams conquiste en la historia del tenis. Pero los jóvenes de la Next Gen no poseen esa mentalidad. Tienden a quejarse cuando el agua en vez de tibia, se encuentra fría como si el tenis fuera un videojuego y no un deporte en el que los jugadores tienen que tener en cuenta todo tipo de variables (frío, viento, lesiones, abucheos, errores, etc). Pienso además que tienen más miedo a perder que hambre de ganar. No poseen la mirada del tigre sino la del niño caprichoso y privilegiado que no es capaz de disfrutar de lo que tiene porque se fija, ante todo, en lo que no tiene. Aquello de lo que carece. Shalam

الأخطار المجهولة هي التي تثير الخوف الأكبر

Los peligros desconocidos son los que inspiran más temor

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1ºimagen….esta imagen no cumple con e principio de «ejemplaridad» pero la veo como una obra de arte (el tenista con la raqueta rota) y tambien como obra publicitaria (el icono de adidas)………..
    2ºimagen……papa y mama de tenis………………
    3ºimagen……escultura de auguste rodin…………
    4ºimagen…..la camiseta «vietnamita», ya sabes que los monjes pasean en zig-zag(fuente buñuel…jajajj) y el chicle en la boca la hace digna de una pieza de wilfredo prieto……
    5ºimagen…..le doy de canto, no me vacuno y punto pelota…..
    PD…..https://www.youtube.com/watch?v=LcEKzT8EJm4….juliette greco..sous le ciel de patris..1951….

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Narciso con una raqueta intentando romper su imagen derrotada en una pista de tenis. Quisiera estar solo. 2) Dos cazadores antes de separarse en la selva e ir a por la presa. 3) Mujer llorando tras encontrar a su marido muerto en un escenario de Western. 4) ¿Venís a jugar al basket, colegas, o sigo ensayando tiros libres yo solo? 5) Escultura manierista realizada entre el renacimiento y el Barroco sobre un conde luchando contra un lobo. Raqueta y pelota son el lobo. Al fondo la vegetación frondosa. PD: Preciosa canción con un tono a postguerra que tira de espaldas. Imagino ese peinado y ese blanco y negro en cualquier española pocos años después.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Gregario

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado en esta ocasión a Gregario; la magnífica autobiografía de Charly Wegelius. El cual recomiendo leer...
Leer más
Share This