AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Comic E Psicopatía pop (2)

Psicopatía pop (2)

Ago 2, 2022 | 2 Comentarios

Dejo a continuación el segundo avería dedicado al creador leonés Miguel Ángel Martín. El cual recomiendo leer escuchando un tema de Throbbing Gristle: «Convincing people».

Psicopatía pop (2)

Existen pocos remedios contra la estupida sensibilidad contemporánea como la lectura de un cómic de Miguel Ángel Martín.

Entiendo que la mejor respuesta contra esas nuevas hordas de puritanos (disfrazados de progres) es o ignorarlos o masacrarlos. En este sentido, las viñetas de Martín son metralletas, bombas racimo, explosivas violaciones. Sus cómics están tan llenos de veneno y verdad que entiendo que provoquen todo tipo de traumas y dolores de cabeza a la sociedad contemporánea.

La obra de Martín es tan extrema, radical y lúcida que sólo da dos opciones a sus censores: encarcelar al creador, asesinarlo y fulminarlo o hacer como si no existiera. En Italia, un fiscal decidió secuestrar una de sus obras más controvertidas,  Psychopathia Sexualis, y lo convirtió en un autor famoso. Martín pasó a ser objeto de admiración de los más granados intelectuales italianos al tiempo que su obra tomaba cariz de clásico vanguardista.

………………………………………………………………

Los cómics de Martín son de los más musicales que conozco. La mayoría de sus viñetas huelen a rock industrial. Parecen haber sido compuestas en una fábrica y no en un taller. Todas transmiten ese ruido que emerge de nuestras sociedades enfermas cuando no existe el filtro de la educación en las relaciones humanas ni el de la manipulación de los informativos en las relaciones sociales.

Martín va al grano. Incide en la herida que no deseamos ver. Deja claro, por ejemplo, que nuestra sociedad no glorifica ya el encuentro amoroso sino la masturbación, que la eutanasia es más un desahogo económico para los estados modernos que un acto de compasión o que los dildos hace tiempo que han superado a los penes porque se puede elegir su tamaño, su grosor y su textura a voluntad y siempre están disponibles y dispuestos a dar placer.

………………………………………………………………

Martin comenzó su trayectoria como dibujante ilustrando homicidios y casos de violencia para un periódico de provincia leonés. Unos inicios que seguramente fueron mucho más importantes de lo que podría en principio parecer. Porque fue en aquel medio que se familiarizó con la violencia cotidiana y ancestral. Sobre todo, tomó conciencia de cómo la sociedad se suele manejar con ella. Esto es; esquizofrénicamente. Escondiéndola y juzgándola como algo negativo y mostrándola y abusando de ella espectacularmente para conseguir atraer la atención del público.

Un juego perverso que se llevaba a cabo con absoluta naturalidad en un diario de provincias y, posteriormente, detectó sin problemas en otros ámbitos como telediarios, hospitales, escuelas, empresas o publicidad en los que la violencia simbólica es por lo general tan o más peligrosa y cortante como en los extrarradios de las ciudades o lugares en los que vuelan los navajazos, las peleas o las palizas.

En realidad, la obra de Martín muestra perfectamente cómo las sociedades capitalistas (o postcapitalistas) ejercen la violencia: concediendo a sus ciudadanos un enorme grado de placer que anula sus sentimientos y permitiendo toda clase de perversiones, formas de vida y pensamientos para que el Yo de cada uno tenga la ilusión o el deseo de ser completamente autosuficiente. Aspire a la autonomía total. Esa para la que «los otros» no son más que medios utilitarios para nuestros fines.

………………………………………………………………

Una de las facetas en las que Martín más está destacando últimamente es la de ilustrador de clásicos. Sobre todo, por su estilo personal. Lejos de ser continuista con la obra, Martín la hace suya. Sus ilustraciones, por ejemplo, de la obra de Sade parecen un apéndice de cualquiera de sus cómics. Martín convierte a Sade en un hijo suyo. Transforma Los 120 días de Sodoma en una especie de rala snuff movie. Un aperitivo sexual a las esquizoides perversiones del siglo XXI.

Por otra parte, sus ilustraciones del Quijote se han convertido ya en un clásico precisamente por poner el acento donde nadie lo hace. En el salvajismo y la violencia de la novela de Cervantes. Martín se fija en los pasajes llenos de animales muertos, en aquellos en los que un criado recibe latigazos de su amo o en los que Sancho caga en medio de un bosque.

Martín hace suyo el Quijote. Lo lleva a otra dimensión. Lo mete de lleno en el siglo XXI. Lo ilustra como si fuera una obra perversa sin por ello faltarle el respeto. Al contrario, dándole ese toque real y visceral que ni Gustavo Doré ni la mayoría de los que se han acercado al Quijote han logrado darle. De hecho, tal vez sólo Orson Welles ha sido capaz de modernizar una obra eterna necesitada de nuevas lecturas que la sacaran del academicismo y la condujeran a la emocionante realidad. Al territorio del western, la España sucia, el tremendismo, las navajas, los escupitajos, la sangre y las vísceras.

………………………………………………………………

Probablemente Brian the Brain sea la mejor obra de Martín aunque, en realidad, es un autor muy regular. Martín no falla nunca. Sus cómics son cámaras frigoríficas de las que emergen vibraciones de placer y dolor a partes iguales. Yo, por ejemplo, disfruto muchísimo con Kyrie. Una sátira empresarial en la que cada uno de los personajes suelta una sincera burrada tras otra que me relaja bastante leer porque pienso que eso que sale de la boca de los tíos y tías que allí trabajan es lo que piensan (y no dicen) la mayoría de quienes se ven obligados a pasar unas cuantas horas diarias en oficinas.

En cualquier caso, hay que reconocer que Brian the Brain era una maravilla. Una obra que mezclaba nobleza y basura a la perfección. Porque Brian era un chico melancólico y sensible. Era una canción de Kraftwerk. Un dandy robotizado y enfermizo del siglo XXI. Pero la sociedad en la que vivía era una canción de Fugazi. Hardcore puro y duro. Techno inhumano. Hedía a mierda (como posiblemente la nuestra). Su familia se encontraba totalmente desestructurada. Su madre bastante hacía con no pegarse un tiro. Parecía sacada de un filme de Cassavetes. La ciudad por la que paseaba estaba llena de calles solitarias. Tan solitarias que transmitían sorda violencia. La escuela a la que acudía era una fábrica de adoctrinamiento robótico inhumano. Y en lo que se refiere a la sanidad, los médicos experimentaban con los seres humanos como si fueran probetas de laboratorio para los intereses empresariales. Su finalidad no era la de salvar vidas tanto como la rentabilidad de los laboratorios para los que trabajaban.

…………………………………………………………….

En cierto sentido, la obra de Martín es una continuación de La naranja mecánica. En la película de Kubrick asistíamos a dos violencias. La del individuo y la del poder.  Sus cómics escarban en la manera en que ambas violencias se han ido retroalimentando a lo largo de las últimas décadas volviéndose más sutiles e inclementes hasta el punto de que los jóvenes no necesitan descargarse a patadas en la calle para experimentar diariamente sus dosis de adrenalina. Basta abrir la puerta de una empresa, comunicar con un funcionario público, ir al doctor o entablar una conversación con cualquiera para entender que la violencia que se ejerce hoy en día posiblemente sea más perniciosa porque es sorda y ausente. Se encuentra aparentemente elidida de las relaciones sociales y eso hace que sea omnipresente.

…………………………………………………………….

En los cómics de Miguel Ángel Martín, los individuos viven en casas parecidas a jaulas industriales, llenas de cámaras televisivas y de armarios y cajones vacíos. En realidad, no es que hagan cualquier cosa por dinero o placer sino que para lograr amor están dispuestos a todo. Básicamente, porque saben que es precisamente eso, el amor, lo que es absolutamente imposible de obtener. Shalam

ستكون الغابة حزينة للغاية إذا كانت الطيور التي تغني أفضل ما تغني

El bosque sería muy triste si sólo cantaran los pájaros que mejor lo hacen

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1ºimagen….1ºguerra mundial con brilli-brilli….
    2ºimagen…..hay dos cosas la primera es otro final para el «angel exterminador», la segunda el dia del cordero marroquino………..
    3ºimagen…dos accidentados y un raton con oreja de humano en lugar del rabo……
    4ºimagen….la pantera rosa….
    5ºimagen….DDT….
    6ºimagen…. don luis buñuel en sus ultimos meses lanzaba aviones de papel desde el ultimo piso de su domicilio mirandolos aterrizar……….
    7ºimagen…..perro asesino, celoso, con el virus del mono…..sonrisa….
    PD….https://www.youtube.com/watch?v=XLAWD_sG1zE…..toots hibbert(1942-2020)…monkey man-covid19(+)..

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Máscara normales de los individuos del Siglo XXIiI. Con o sin guerra. 2) Cartel puesto por vegetarianos y el gobierno que los apoya en todos los restaurantes carnívoros del siglo XXI. 3) Juegos de niños. Inocencia. Siglo XIV. 4) Mutante. Una historia normal. Nombre de una nueva serie en la que no sucede nada más que el niño mira la tele durante horas y horas. 5) ambientador para las calles. Nuevo invento del futuro. 6) Escenario de un cómic porno. Cada vez más ingeniosos los guionistas. Buena anécdota la de Buñuel. 7) Rabia. Nueva adaptación a dibujos animados de una historia basada libremente en un relatod e Cronemberg. PD: delicioso concierto. La sonrisa de Toots lo dice todo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Batman: Año uno

Dejo a continuación un nuevo avería que dedico en esta ocasión a otra de las notables obras de Frank Miller: Batman: año uno. El cual recomiendo...
Leer más
Share This