AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Comic E El multiverso (1)

El multiverso (1)

Oct 30, 2021 | 2 Comentarios

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado en esta ocasión a El multiverso. La monumental obra de Grant Morrison. Quiero avisar, eso sí, que debido a su extensión lo dividiré en dos partes. Hoy publico la primera (centrada en el concepto del multiverso) y probablemente el lunes la segunda (ya centrada en el cómic de Grant).

Deseo, asimismo, subrayar que, a partir de hoy, voy a intentar colocar en la mayoría de averías (no en todos) un audio que sirva de banda sonora para leerlos. Ya el lector sabrá si pulsa play o no.

En este caso, me he decidido por el primer tema del álbum Obscure by clouds de Pink Floyd. Una sintonía ideal para viajar a través de distintas dimensiones y mundos. Ahí va.

El multiverso (1)

Debido al uso y abuso llevado a cabo por la DC del concepto de multiverso, tal vez esta tenga un poco de mala fama. Pero, en realidad, la del multiverso es una idea muy interesante. No es únicamente ese fulminante caos al que la han llevado en tantas ocasiones distintos creativos de la mentada compañía de cómics.

Según parece, el multiverso fue vislumbrado por los hindúes siglos antes del nacimiento de Cristo. Y estoy seguro de que los mayas también lo tuvieron en cuenta en sus visiones de los tiempos plurales.

Acá en Occidente sin embargo tardó en llegar. No lo hizo hasta que estuvimos a punto de colonizar la Tierra al completo y comenzamos a entender que se nos iba a quedar corta en el futuro. Lo acuñó un psicólogo llamado William James. Ni más ni menos que el hermano mayor (sí, sé que parece que este dato parece más propio del multiverso que de nuestro simple Universo pero juro que es real) del escritor Henry James. Y una vez que la idea se introdujo en los centros de estudio, comenzó a ser utilizada con más o menos frecuencia por, sobre todo, escritores de ciencia ficción, físicos, astrónomos y cosmólogos. Profesiones que llevan compitiendo (unos con su imaginación, estudios y lecturas y otros con fórmulas, experimentos y datos más o menos fehacientes) por ahondar en un misterio plural que, gracias a sus esfuerzos, casi que podemos palpar. Sin ir más lejos, los científicos Laura Mersini-Houghton y Richard Holman afirmaron hace unos años haber encontrado pruebas de la existencia de este multidimensional espacio que el cosmólogo Max Tegmark se atrevió a clasificar en varios niveles.

De hecho, en cierto sentido, internet es el primer esbozo real de otro universo (la realidad virtual) en el que nos desdoblamos diariamente. O más bien nos multiplicamos, fragmentamos y reconstruimos incesantemente. Un fractal que anuncia la posibilidad de infinitos fractales, tiempos y espacios.

Vista así, la idea del multiverso resulta sumamente seductora, casi familiar, tal y como dejó claro el entrañable número (123) de Flash que, (aunque existen precedentes como el 59 de Wondewoman), está considerado su carta de presentación en el mundo del cómic. Me refiero al delicioso El Flash de dos mundos. Una historieta que me imagino que Morrison tendría a mano diariamente en la cuna y, en cierto sentido, sería su biberón cultural.

Como de todos es sabido, en aquel número el Flash moderno (Barry Allen) se volatilizaba durante una fiesta escolar mientras subía por una soga a toda velocidad y aparecía en Keystone; la ciudad del antiguo Flash (Jay Garrick). Ambos se encontraban y, tras la sorpresa inicial, aunaban fuerzas para superar a sus enemigos y de paso, hallaban la manera de que el Flash actual regresara a nuestra Tierra. La conocida posteriormente como Tierra-uno opuesta a la de Garrick denominada como Tierra-dos.

Ok. En principio, la idea parecía muy buena y aprovechable. Abría innumerables vías argumentales. Pronto se fundieron dos épocas (la Edad de Oro y la de Plata) y grupos (la Liga de la Justicia de América y la Sociedad de la Justicia de América) distintos en historias que eran un gancho tanto para los viejos amantes de los cómics como para los nuevos. Obviamente, la DC había encontrado un filón creativo pero también económico que explotar. Algo que hizo a conciencia. Se había abierto la Caja de Pandora.

El problema radicaba obviamente en que si por un lado, el Multiverso era un concepto sumamente atractivo, también era un cajón de sastre para socavar la creatividad. Si algún guionista no se encontraba muy inspirado, abría una vía para ir a otra Tierra y listo. En la DC se viajaba de la Tierra-1 a la Tierra-2 y demás lugares como quien entra a tomar un café en el bar de la esquina. Algo que produjo un innumerable lío de fechas, personajes y confusas temporalidades que, llegados a un punto realmente insostenible, Marv Wolfman intentó cerrar para siempre en la mítica Crisis en las Tierras infinitas. Un hito creativo.

Marvel fue a este respecto un poco (o bastante) más humilde que la DC. Más que nada porque entiendo que para Stan Lee el mundo del cómic ya era un multiverso: creó la colección What if para dar salida a todos los posibles futuros y pasados de los protagonistas e hilvanó dimensiones paralelas como la fascinante zona negativa. Por otra parte, intentó encontrar acomodo supendiendo la incredulidad y tirando de fantasía, misticismo y gnosis al mundo de Asgard (central en Thor), y a personajes como el Vigilante o colecciones como Los eternos de Kirby. Y saldó el tema de la eterna juventud de muchos de sus superhéroes asegurando que el tiempo de los cómics era distinto al nuestro. En fin. ¡Puro Stan!

Obviamente, el del Multiverso era un melón muy jugoso como para que los jefes de la DC lo dejaran descansar para siempre. Antes o depués, alguien iba a abrirlo. Más que nada porque ese concepto era santo y seña de la compañía. Casaba perfectamente con su espíritu y la naturaleza de personajes como Superman y Flash. No tanto, eso sí, con Batman. Por lo que, tras años en los que las historias que se desarrollaban en otros ámbitos se consideraban imaginarias, apareció Crisis infinita. La serie que trajo de nuevo el multiverso a la luz de la mano de Geoff Johns. Algo que hizo en principio con tantas explicaciones contradictorias que a mí al menos la DC me perdió durante años como lector. En algún artículo leí que el nuevo Multiverso había sido creado de la energía sobrante de Alex Luthor Jr y no sé qué historia de preservación del Overmonitor y me fui ya totalmente de allí. Muy, muy lejos. Aunque reconozco que estoy dispuesto a volver a darle al cómic otra oportunidad. Pues posiblemente no me pilló en mi mejor época y ahora me dejaría llevar simplemente. Seguro que lo disfrutaría mucho más.

En cualquier caso, lo cierto es que si ya es difícil realizar un cómic sencillo y centrado, imaginad uno basado en múltiples personajes cuyos espectros se confunden con los de diversas tierras y limbos donde aparecen sus sombras y dobles que, a su vez, poseen personalidad propia. Todo esto en medio de cruces de energías, invenciones, superhéroes y la utilización de todo tipo de conceptos físicos. En fin. ¡Joder! ¡A no ser que seas un autor tipo Alan Moore esto es muy difícil que cuaje magistralmente y a no ser que seas un personaje de Big Bang Theory esto no hay lector que se lo trague si no está dispuesto a dejar en suspenso muchas cosas (desde la lógica hasta la paciencia; siendo por cierto la credulidad la menos importante en este recuento)!

Así que ha sido ahora leyendo El Multiverso de Morrison (una serie en la que, siendo sinceros, me introduje para leer el número, Pax americana, en el que Morrison homenajea y compite con Watchmen) que he sabido que de Crisis infinita surgieron los 52 mundos que describe el autor escocés en su cómic. Aunque, según leí ayer, en realidad, no son los 52 originales sino los nuevos 52 que aparecieron (¡sí, otra maldita vuelta de tuerca más!) tras la serie limitada Flashpoint. Algo que, a estas alturas, ya no me importa. Al menos por ahora. Pues, al fin y al cabo, me basta con entender que Morrison hizo maravillas con este embrollo al que pronto dedicaré un nuevo avería. Shalam

محاولة الهروب من الأفكار السيئة هي البحث عنها

Intentar escapar de los malos pensamientos es ir a buscarlos

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1ºimagen…..idea previa: la caratula del sargent pepper´s-1967………………
    2ºimagen…….el conejo de alicia o del mismisimo d.lynch………..
    3ºimagen:……cuando el cielo tiene una sola estrella se pide un deseo y el cielo te lo concede…..jajajjj
    4ºimagen:……pero esto que es?, el bombardeo de dresde!!……..
    5ºimagen:………kiosco fundido por las administraciones locales………..
    6ºimagen…….idea previa: capilla sixtina, geometria……….
    PD:…..https://www.youtube.com/watch?v=5EOFnnBQjp8….lucy in the sky diamond-elton john-1974…por la portada……..
    PD1……espero que estes mejorando…jajajjj(getting better)…..https://www.youtube.com/watch?v=-y1NbvOLhZo&list=PLiN-7mukU_RGPPUIQW-QxH2Q2FJ81NqO0&index=4……1967..sgt pepper´s…

    Responder
  2. Alejandro Hermosilla

    1) Alucinación de lector de cómics tras probar LSD. 2) Escena de La amenaza fantasma. El diablillo del fondo parece el sith malo de la película. 3) Ilustración de libro de música en el que se hablan de las teorias de Pitágoras. 4) Competición. Carrera cruel: ¿Quién llegará antes?. 5) Esas portadas llenas de acción donde la mirada no reposa un segundo. Action pop. 6) Sí. Capilla Sixtina. PD: 1) Resultona la versión. Lo que más me gusta es la portada. Genial portada que recuerda a la pandilla basura. El Elton John de Tommy era matador. 2) Lo mejor es que el primer getting better era tan moderno que el remix no parece remix aunque sí me alucina e sonido que le han sacadal al tema.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Palabras

Dejo a continuación unas cuantas citas de varias lecturas realizadas ayer. Leo la siguiente confesión de Tom Waits en un viejo número de la...
Leer más
Share This