AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Literatura E El maestro y Margarita (2)

El maestro y Margarita (2)

Ene 14, 2024 | 3 Comentarios

Dejo a continuación el segundo avería dedicado a El maestro y Margarita, la célebre novela de Mijahil Bulgákov. El cual recomiendo leer escuchando una parte de Mlada, la ópera-ballet de Nikolay Rimsky-Korsakov: «Procesión de los nobles».

 

El maestro y Margarita (2)

Queda claro que si hay algún escritor que pueda compararse con Bulgákov ese es Gógol. Sobre todo, en lo que se refiere a la sátira y a la ridiculización total de los funcionarios y de muchas de las anquilosadas costumbres presentes en la sociedad rusa.

Gógol y Bulgákov no tienen piedad con los trabajadores obedientes. Muestran sin ambages todas su bajezas. Los convierten en cobayas. Protagonistas de una fea comedia que merecen ser sometidos a todo tipo de chanzas. En eso, dese luego, son muy distintos a Dostoievsky. Un escritor que, aunque también los pintaba con mucha oscuridad, era demasiado neurótico como para lograr realizar una sátira con sus esteriotipados comportamientos.

Muchos de los personajes de Dostoievsky se encuentran solos y malhumorados. Se encuentran cerca de la locura. Son demasiado sentimentales. Se refugian en el alcohol, el crimen o el más desbordado amor. Así que sufren del contacto con estos funcionarios pero, al encontrarse tan centrados en su dolor, no son capaces de realizar retratos de los mismos donde todas sus costumbres y palabras vacuas sean subvertidas. Al contrario, muchas veces se convierten en víctimas de la escasa humanidad de los agentes gubernamentales contra los que se sienten impotentes. De hecho, por lo general, los personajes de Dostoievsky no tienen más armas que la ira y el enojo contra ellos. Acaso el desprecio.

Todo lo contrario de lo que ocurre con Voland y la consorte de demonios que lo acompañan, que hacen lo que les da la gana con escritores acomodados y funcionarios. Todos ellos, en sus manos, se asemejan a animales domésticos o circenses con los que divertirse a lo grande.

En eso, Bulgákov y Gógol son también muy diferentes a Tolstói, para el que los funcionarios carecen de importancia. Forman parte del pueblo ruso, sí, pero no tienen influencia alguna sobre su carácter y alma. Son más bien sombras que velan por el buen funcionamiento del estado zarista perfectamente prescindibles unos por otros. En ningún caso, por tanto, merecen el elogio y la admiración del alguien que sí consagró hermosas páginas a los campesinos, militares, nobles o a los escasos cristianos capaces de encontrar redención fuera de la iglesia. Pero tampoco merecen su odio. A Tolstói le son más bien indiferentes. Meras comparsas de la historia que sin embargo sí tenían mucha importancia en el régimen estalinista pues sin ellos, el aparato estatal no podía funcionar con la profesionalidad necesaria para perpetuarse durante décadas. De hecho, amargaron tanto la vida a Bulgákov que se comprende que no dejara títere con cabeza en una novela que los convierte en carne de cañón y se carcajea impiadosamente de todos ellos.

……………………………………………………….

En realidad, con su sátira a los funcionarios, Bulgákov estaba adentrándose casi sin querer en los territorios de la ciencia ficción. Pues, como todos sabemos, la mayoría de sociedades alienantes presentes en los clásicos libros distópicos convierten a los agentes estatales en militares del no-pensamiento. Son una fuerza esencial para controlar a la población. No es extraño por eso mismo que fuera en Rusia donde surgiera otra de las más importantes novelas distópicas del siglo XX: Nosotros, de Yevgueni Zamiatin, en la que sociedad se encuentra totalmente reprimida por el Estado.

……………………………………………………….

Casi todos los que han leído El maestro y Margarita en dos o tres ocasiones, aseguran que volverán a leer la novela al menos una vez más. Casi todos también declaran haberse sentirse perdidos en algún momento en medio del libro. Pero también que, a pesar de ese hecho, disfrutaban muchísimo de la lectura. Yo obviamente también coincido con ellos.

Creo por cierto que esto se debe a que Bulgákov no llegó a vivir para dar concluida su obra. Pues, por ejemplo, los primeros capítulos son muy claros. Todo es conciso. Pero a partir de la mitad del libro reina una confusión que, en cualquier caso, era acorde con las intenciones del autor.

……………………………………………………….

 

Existe otra explicación a ese caos que tiene que ver con el que, a mitad del libro, se desarrolle una nueva trama protagonizada por Margarita y (al fondo) el maestro (el propio Bulgákov). Y que esta trama, a su vez, se enlace con el homenaje al Fausto de Goethe que comienza a realizar el escritor ruso a medida que profundiza en Voland, nos invita a completar un diabólico desfile de malvados seres venidos del Averno (la Noche de Walpurgis), y convierte a Margarita por momentos en bruja.

Son tantas las referencias, los personajes, los juegos de palabras, las resonancias lingüísticas de cada palabra que es inevitable que el lector se sienta abrumado. Pero son tan deliciosos tanto el repiqueteo de la prosa (a veces pura poesía, puro vuelo de mariposas) con la que están narrados estos episodios en el oído del lector como la trama argumental, que resulta muy difícil que alguien deje el libro o se sienta decepcionado a pesar de no saber bien dónde está.

……………………………………………………….

Debo reconocer que mi visión de la obra puede estar lastrada porque no he leído la elogiada traducción de Marta Rebón. Una falla que confío antes o después subsanar aunque no deja de ser cosustancial con la historia de una novela que, como dije antes, Bulgákov no vio publicada y estuvo a punto de destruir. De hecho, si no hubiera sido por el maravilloso empeño de su tercera mujer, Elena Bulgakova, es improbable que la hubiéramos disfrutado.

Aún a pesar de los esfuerzos de esta paciente heroína, la primera versión del libro se encontraba mutilada por la censura. Más tarde, se publicó íntegra pero sin un orden claro debido a los diversos manuscritos hallados. Varios especialistas se dedicaron a reconstruirla y mientras tanto, se publicaron traducciones en diversos idiomas en las que, aunque la esencia del libro, continuaba intacta, los resultados solían ser muy dispares. Finalmente, una versión terminó por ser considerada canónica: la de Marietta Chudakova. En ella se basó Marta Rebón para realizar su traducción que volvió a revisar y mejorar hace poco.

Debido a todas estas diversas traducciones, versiones y revisiones, supongo que convendremos que resulta lógico que los lectores no enterados se encuentren un tanto desorientados. Lo que por otra parte es irónicamente genial porque si hay algo que caracteriza a casi todos los personajes de la novela de Bulgákov es su desorientación total ante los subversivos actos de Voland, el Diablo.

……………………………………………………….

Tal vez por no haber leído la traducción de Rebón, no tengo muy clara mi interpretación sobre el desplante de Margarita a Voland y su elección del maestro como consorte amoroso.

En cualquier caso, parece claro que esa parte del argumento remite a la mencionada historia de amor entre  Mihail Bulgákov y Elena Bulgakova.

Finalmente, Margarita preferiría vivir lejos de los fastos del poder y el dinero pero con un alma pura, (el maestro), capaz de crear una novela maravillosa. Una decisión tal vez similar a la realizada por Elena. Quien probablemente tuvo pretendientes y tentaciones de todo tipo que pudieron haberle apartado de Mihaíl pero, a pesar de todas las penurias, continúo a su lado y se dio dos lujos antes de morir: ver la novela publicada y disfrutar con el rostro preocupado y enojado de unos cuantos de esos funcionarios que quedarían ridiculizados en sus páginas hasta la eternidad. Shalam

إذا لم يكن الأمر صحيحًا، فلا تفعله، وإذا لم يكن صحيحًا، فلا تقله.

Si no está bien, no lo hagas, si no es verdad, no lo digas

3 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1imagen….algo muy malo habra hecho el «sin cuerpo» para encontrarse en la situacion…..
    2imagen…en esta orilla «los puntillistas» y el cornudo rojo… en la otra «los constructivistas»….
    3imagen…puente sobre el gato turbulento….sonrisa…
    4imagen….soy un «fauve»….malditos seais!…..
    5imagen….combinado de hotel de 5 estrellas: 10% de la arruga es bella(roma), 10% de la bruja piluja(milagro en milan)…10% de muscu….10% del señor bombin….10% de tranvia praga….10% de la señora del espejo y el 40% de gato negro(rafael de paula, torero)……jajajj
    6imagen….humphrey bogart(bogie) y lauren bacall(gata)…..
    PD: https://www.youtube.com/watch?v=WrcwRt6J32o….bridge over troubled water..live…no fiarse de garfunkel, jajaj….

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Mi cabeza es tu cabeza. Diablo mata diablo. «No te mates a ti mismo, estúpido». 2) Anuncio televisivo si la televisión fuera una buena televisión. El diablo no anuncia Patatas Matutano sino la novela de Bulgákov. «Encuéntrame en sus paginas», dice el pícaro. 3) Muy Roland Topor la imagen. La firmaría. Sí. 4) Canapé exquisito. Atuendos elegantes pero pasados de moda incluso en el siglo pasado. Cómic norteamoericano sobre El maestro. 5) Postal que se compra en Moscú en cualquier kiosco. Recuerdos de una ciudad en la que se permite al fin al diablo recorrer sus calles. 6) Camilo José Cela y una novia de la Universidad. 7) Quiero formar parte de un videojuego. No me conformo con ser graffiti. Algún día estaré en los pcs de todo Occidente. PD: Está claro que sólo podía sonar en este postdata la canción de los Stones inspirada en esta novela: https://www.youtube.com/watch?v=Jwtyn-L-2gQ

      Responder
  2. andresrosiquemoreno

    7imagen…»banksy» en la pared de la salida del aparcamiento……
    (homenaje al autor literario)…..

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Malogrado

Cada vez comulgo más con Thomas Bernhard. Estoy ahora leyendo un texto suyo, El malogrado, que he comenzado en varias ocasiones pero nunca había...
Leer más
Share This