AVERÍA DE POLLOS: Inicio E Cine E Annette

Annette

Ago 25, 2022 | 2 Comentarios

Dejo a continuación un nuevo avería dedicado en esta ocasión a Annette; el filme de Leos Carax. El cual recomiendo leer escuchando el tema que abre la banda sonora compuesta por Sparks: «So may we start».

Annette

Queda claro que con Leos Carax no existen muchos términos medios. O consideras sus filmes como insufribles o como obras maestras. Es realmente difícil hallar un punto de equilibrio entre quienes lo juzgan como un pedante lleno de epatantes pretensiones y entre quienes lo catalogan como un genio del séptimo arte. Supongo que, debido a ello, yo al menos no me atrevo a contemplar sus filmes hasta que no pasa el tiempo suficiente como para huir de la ola de insultos y elogios que suelen inundar las redes sociales a raíz de cada uno de sus estrenos. Incluso así debo reconocer que visualicé, por ejemplo, Holy Motors lleno de prejuicios. Dispuesto a pronunciar la palabra snob a cada instante. Lo que, supongo, que no me hizo disfrutar del todo de una película que con el tiempo ha ido ganando en mi recuerdo. De hecho, me pregunto ahora si existe una obra mínimamente parecida a Holy Motors en el cine de las últimas décadas. Algo que deja claro que, para bien o para mal, Carax es cualquier cosa menos aburrido. Sus películas pueden ser de plástico e invocar el vacío pero siempre merece la pena echarles un vistazo y, si es posible, entrar en ellas y disfrutarlas.

…………………………………………………..

Leos Carax intenta crear en el cine atmósferas similares a las que David Bowie y Scott Walker lograban en sus discos. Estoy convencido de que ama mucho más a esos músicos que a la mayoría de cineastas y que ambos artistas le han inspirado para ir siempre un poco más allá en sus aventuras cinematográficas. En cierto sentido, Leos Carax es un director malhumorado y triste porque le gustaría ser un cineasta clásico. Supongo que a Carax le hubiera encantado o bien crecer durante la época de mayor actividad de la nouvelle vague y rodar codo con codo junto a, por ejemplo, Jacques Rivette o bien desarrollar su actividad junto a grandes clásicos del cine francés como Jean Cocteau, Georges Franju o Jean Vigo. Sin embargo, para su desgracia, nació en la era del videoclip. Algo que, en parte, explica tanto el excelente acabado estético de casi todos sus filmes como la utilización que realiza de la música pop y supongo que también el poso a levedad y vacío que dejan sus obras. Esa sensación de artificialidad que no se quita por más que el tema que aborden sea profundo y lleno de interés o que Carax recurra a tensar la cuerda al máximo de la metaficción. Algo que, por cierto, como en Holy Motors, lo ha conducido a transitar por territorios en parte desconocidos.

El gran combate del cine de Carax es consigo mismo. Carax es consciente de que vivimos una época superficial y edulcorada que intenta filmar desde el punto de vista clásico y dramático porque, en el fondo, quisiera ser un gran autor. Ok, más bien, desearía ser un autor posmoderno y desprejuciado, libre y anárquico que uno grande, pero seguro que firmaría para ser considerado un clásico solitario y atípico. Lo que hace que tome riesgos y decisiones en sus filmes que los hacen por momentos insufribles, pero también que cuando logra impactar en el espectador, emocionen como pocos. Aún recuerdo, por ejemplo, lo mucho que amé Les amants de Pont Neuf. Una película que no me he atrevido a volver a ver porque tengo la impresión de que, si no conectas con ella, se te puede caer como un castillo de naipes. Algo que no ocurre con otros cineastas probablemente más solidos, sí, pero menos pasionales.

……………………………………………………….

En fin. He de reconocer que tenía decenas de reparos antes de ver Annette y que, en algún momento, me irrité contemplándola. Pero si he de ser sincero, me ha gustado mucho. Me alegro de haber visto una película que ha logrado que tenga ganas de revisar la filmografía de un director cuyo mayor defecto ha sido llevar sus ínfulas creativas al extremo.

Lo que más me ha gustado de Annette es, como siempre, su estética. Podría perfectamente verla sin preocuparme de su argumento ni atender a las palabras de los actores. No sé si alguien ha logrado fotografiar los verdes con la nitidez y frescura con las que lo hace Carolie Champetier, la fotógrafa habitual de Carax. Creo también que las canciones de Sparks encajan perfectamente en este vodévil. Son pop y son teatrales. Son ácidas y, a la vez, tienen azúcar. Poseen tensión. Y, en caso de flojear, son propulsadas por las exuberantes e inquietantes imágenes que contemplamos en la pantalla. Por otro lado, los actores están geniales. Adam Driver se mete de lleno en su sombrío personaje, logrando dar repugnancia y cierta majestuosidad a su interpretación y Marion Cotillartd transmite sincera ingenuidad y pureza. Y hay números musicales inolvidables como el del interrogatorio policial, el del nacimiento de Annette o el del comienzo. Desde luego, también considero un acierto que Annette sea interpretada por una marioneta. Una metáfora, al fin y al cabo, del papel de los niños pequeños en medio de las tormentosas relaciones amorosas adultas.

…………………………………………………..

Lo que menos me ha gustado de Annette es su segunda parte. Es decir; todo lo que viene tras la abisal escena del barco en la que la madre de Annette pierde la vida a manos de su marido. Ciertamente, la historia de la niña prodigio me aburre un poco y me parece hasta predecible. Más, eso sí, argumentalmente que en cuanto a puesta en escena. Al contrario, esta última siempre logra despertar mi interés. De hecho, repito, estéticamente Annette es una delicia. Hay momentos en los que parece un filme infantil, otros una revista del corazón, a veces un homenaje a los musicales de Jacques Demi o a los cuentos de terror de Edgar Allan Poe y en ocasiones, (como en las actuaciones de Henry McHenry) es directamente una epopeya posmoderna. Una oda al extraño poder de seducción de la fama. También, por supuesto, tiene Annette momentos operísticos. De hecho, combina perfecta y sutilmente ambos géneros: el musical y la ópera. Más en este último caso por la majestuosidad de sus escenas que por el carácter lírico de unas composiciones irresistibles que invitan a bailar al espectador sin dejar de lado su tono nihilista y anárquico. Violento.

…………………………………………………..

En realidad,  Annette nació posiblemente de un hecho trágico en la vida de Carax: el suicidio de su compañera, la actriz Katerina Gouleba, con quien tuvo una hija que, en cierto sentido, es inevitable no comparar en algunos aspectos con la Annette del filme. Esto provoca que, independientemente de las canciones y los artificiosos colores, la película posea un tono sombrío.

Tengo la sensación de que Carax se culpa diariamente de este suicidio y de que Henry, (el personaje interpretado por Driver), es una especie de alter ego de sí mismo. Alguien un tanto cínico, pagado de sí mismo y egocéntrico. Una impresión que (más o menos acertada) se puede percibir en la crueldad de un filme que es, en gran medida, expiatorio. Un acto de contricción artístico. Un proceso interno llevado a cabo por Carax para regenerarse como persona.

Lo que ocurre, eso sí, con los filmes de Carax es que entre el impulso del que surgen y su realización suele haber un abismo. Carax tiende al distanciamiento. A decir las cosas indirectamente. Algo que no suele ocurrir con el cine norteamericano. Las películas de Martin Scorsese, por poner un ejemplo, son concisas. Sus actores hacen patente en todo momento lo que desea transmitir el director. Carax sin embargo es más tímido y distante. Tiende a esconderse y no a mostrarse tras los personajes. Eso es lo que hace que sea difícil conectar con Annette pero también que sea un filme sugerente, lleno de magnetismo y misterio. Una obra en la que tal vez Carax apuesta por cambiar y transformar el musical como género ante la imposibilidad de cambiarse a sí mismo. Shalam

لا توجد حياة أكثر فظاعة من حياة الأشخاص الذين لا يصابون بالجنون أبدًا

No existe vida más horrible que la de gente que nunca enloquece

2 Comentarios

  1. andresrosiquemoreno

    1ºimagen….esta a huevo, surffin en el mar del norte….
    2ºimagen….oh! la virgen es mas joven que jesucristo….
    3ºimagen….quimica floral en publico…..
    4ºimagen….un reflejo sin determinar…..
    5ºimagen….el jabon que uso es de heno de pravia……….
    6ºimagen….si el «pelucas» mas cercano estuviese sentado abrigado por una manta como el mas lejano se conseguiria una determinacion, un significado…..de esta manera la fig cercana lucha demasiado con la lejana y el entorno mineral destruyendose los tres………(en cuanto pueda vere a annette)…
    PD: https://www.youtube.com/watch?v=59C7KZ5i42A….lucha entre los tambores tribales, caruso y el entorno amazonico no se destruyen solo desaparecen los tambores amazonicos asustados perdidos…..jajajjj….(fitzcarraldo)….
    mira lo que dice carlos boyero en el pais:
    «Me resulta tan enervante e insufrible como la obra anterior [del director]. (…) Reconozco que es esforzadamente original e inútilmente volcánica.» …jajajjjj…muchacho boyero esta como avelina lesper y el «pillo» antonio garcia villaran….mas jajajjj….

    Responder
    • Alejandro Hermosilla

      1) Recreación francesa de tango argentino. Estilo película muda pero con technicolor. 2) Rezar por la crueldad del mundo. 3) El fantasma de la ópera de De Palma besando a enamorada. 4) Alfonso García Villalba presentando Signos para la melancolía en Francia. 5) Anuncio de Prada. Perfectamente, sí, puede ser colonia. 6) Imitación de las pelis de dibujos animados góticas de Tim Burton. Pesadilla en el barco..jajaja… PD: Enorme esa escena. REcuerdo haber leído la biografía de Klaus Kinski con absoluta pasión. Bueno. A Boyero no le gusta Scott Walker, y qué? A ti no te gustan Twisted Sister ni Kiss y a mi no me gustan Franz Ferdinand ni… ¿Qué más da? estos días precisamente estuve leyendo los últimos artículos de boyeron en el país. Los de julio. Y me gustaron. ….. Ahora más que nunca lo de Serrat..jjajaj. Que contra gustos no hay ni puede haber disputas.. o sí…. veo un vídeo de Lesper poniendo al burro la última de Cronenberg. ¡Me dan muchas ganas de verla! jajajaj

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor: Alejandro Hermosilla

Mi nombre (creo) es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo, Antonin Artaud, Georges Bataille y Lautreamont.

Contenido relacionado

Videoaverías

Averías populares

Manhattan Sur

Mantattan Sur es un filme muy interesante. Tal vez la última bocanada de cine puro que ofreció Michael Cimino antes de lanzarse en caída libre...
Leer más
Share This